Compartir
Periodista José Alfredo Espinal. Archivo.

JOSE ALFREDO ESPINAL

Editor/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./ Mis contrarios en esta campaña interna para escoger al nuevo secretario general del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), seccional Santiago, han llegado al extremo de poner en duda de que realmente soy un verdadero cristiano, por el simple hecho de haber sido responsable en publicar y emitir juicio de valor sobre situaciones de la que realmente tenemos constancias que existen.

Periodista José Alfredo Espinal. Archivo.

No me sorprende que piensen así algunos colegas periodistas, que por unas simples elecciones asuman aspectos de campañas en confrontaciones personales.

Si Jesucristo, el único perfecto de la humanidad fue humillado en todo el sentido de la palabra, que dirán de mi que apenas soy un humilde siervo que trata de llevar su Palabra y sobrevivir en este mundo lleno de egoístas, hipócritas y personas malsanas que aprovechando su posición del momento buscan denigrar al prójimo.

Mi conciencia está tranquila porque a pesar de que he sido atacado por amigos en mi corazón no guardo el más mínimo rencor hacia ellos.

Entiendo que el proceso electoral interno del CDP terminará el 26 de este mes de agosto y he dicho que aunque aspiro que resulte electo el buen amigo Félix Parra, si finalmente se impone la reelección de Ramón Paulino o la colega Mercedes Guzmán,  seguiré siendo miembro del gremio periodístico.

Que pena que por mi posición y denuncia responsable haya sido victima de mis propios compañeros, por el simple hecho, repito, de estar confrontados en un proceso electoral del gremio que me imagino todos queremos lo mejor.

Sepan que no importa lo que me digan, lo que me cuestionen y el repudio que sientan por mis convicciones, ustedes pueden contar con un servidor como amigo.

Están perdonados aunque sigan denigrándome como persona.

Dios les bendiga.

No hay comentarios