Compartir

Caribbean Digital

Asunción,  (PL) Medios de prensa, políticos y organizaciones sociales paraguayas manifestaron su desacuerdo con la propuesta de invertir casi 600 millones de dólares en compra de armamentos para las fuerzas armadas.

La proposición emergió de la jefatura de las fuerzas militares, apoyada por la Comisión de Defensa del Congreso que se basó en supuestas amenazas de agresión de países fronterizos y en el deterioro del actual parque castrense.

Los militares propusieron que esa cifra se consiga mediante endeudamiento externo y aseguraron contar con ofertas procedentes de Israel y España para la adquisición de 10 aviones de combate, radares y otros armamentos.

El conflicto se agudizó por declaraciones del presidente de la Comisión parlamentaria que propuso reducir las partidas asignadas en el presupuesto del 2013 a educación para satisfacer el pedido militar.

Además, el diputado Jose López pidió utilizar parte de los 360 millones de dólares recibidos por Paraguay de la venta de energía, procedente de la hidroeléctrica Itaipú.

El dirigente de Servicio de Paz y Justicia, Vidal Acevedo, criticó el proyecto y agregó que solo en la cabeza de López entra la idea de que Bolivia quiere tener conflicto bélico con Paraguay.

El diario Ultima Hora indica que el tema generó un aluvión de críticas, porque el monto solicitado se iguala a los fondos planteados para construcción de caminos y obras públicas en el país.

El economista Pablo Hercken tildó de locura el planteamiento y aseguró sería una bofetada a las necesidades del país y una burla a la ciudadanía.

Otro economista, Daniel Correa, advirtió que si el país entra en carrera armamentista mostraría incapacidad para priorizar gastos de desarrollo.

El viceministro para la Juventud, Daniel Hurtz, dijo que los jóvenes necesitan trabajo y no tienen nada que ver con asuntos como el propio Servicio Militar.

Hasta el político conservador Horacio Cartes señaló que esos fondos deben dirigirse a construir escuelas y en la atención a la salud pública.

Un aspecto interesante de este debate es que el propio Federico Franco, quien ocupó la presidencia de la República tras la destitución del mandatario Fernando Lugo, hizo declaraciones y alegó que existe un peligro de agresión militar a Paraguay por países vecinos.

Hasta el momento, ante la reacción pública negativa al pedido castrense y al planteamiento del legislador López, Franco no dio nueva opinión sobre el tema e insiste en los ataques en ese sentido contra Bolivia y los países del Mercado Común del Sur y la Unión de Naciones Suramericanas.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios