Compartir

Por Osvaldo Franco

Los constantes problemas económicos, los pleitos en las graderías y la complicidad del que ve el problema y lo calla tienen condenado nuestro baloncesto a la desaparición.pleitos

Durante la serie regular del XXXIV Torneo de Baloncesto Superior de Santiago sucedieron problemas aislados en las gradas, nada tenían que ver con el resultado final de los juegos.

Pleitos en las graderías y problemas económicos destruyen el baloncesto de Santiago1Pese a esto en los dos días que lleva el todos contra todos los resultados de los partidos provocan líos entre fanáticos y la seguridad que está presente en la Arena del Cibao, seguridad privada, policías y militares. Hasta el momento nadie preso y muchos con golpes.

Es bien sabido que los equipos cuentan con las famosas barras bravas, que no son mas que fanáticos que van a molestar y dispuestos a todo, los mismos entran gratis costeado por el equipo de su simpatía. Esto así porque el que no presiona no gana, tremendo prejuicio.

En años anteriores expulsaron fanáticos, pero los mismos entraban disfrazados y todo el mundo se hacia de la vista gorda. Santiago es una ciudad pequeña y en el mundo del baloncesto todos se conocen.

Tendrá que repetirse el trágico hecho de abril del 2009 para que los revoltosos y los propios dirigentes sientan cabeza sobre esta gran sombra que oscurece el baloncesto de Santiago.

Ahora mismo se esta dando que si mi equipo pierde fue por el arbitraje y por lo tanto debo protestar lanzando objetos hacia el tabloncillo, poniendo en peligro a jugadores y a los propios fanáticos.

Si los dirigentes no tienen responsabilidad, el mismo amante del baloncesto, fanático, debe respetarse a si mismo denunciando a quien lance un objeto, pero en vez de eso muchos se hacen cómplices escondiendo al implicado.

La Gran Arena del Cibao no es la famosa Arena de los Gladiadores Romanos, que salían al ruedo a matar o morir.

La de ahora es para jugar baloncesto, ganar o perder y sobre todo disfrutar de un buen juego y gozar con las hazañas de su ídolo favorito.

Basta ya de indolencia, impunidad y complicidad, porque de lo contrario nosotros mismos hundiremos y condenaremos nuestro baloncesto a salir del majestuoso lugar donde se encuentra.

lapelotanuestra.blogspot.com

No hay comentarios

Deja un comentario...