Compartir
Alcalde Serulle. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

Santiago, RD.-El actual alcalde de esta ciudad, Dr. Gilberto Serulle, que se autoproclamó como defensor de los espacios públicos en una protesta, debe reclamar con la misma energía todas las áreas verdes que están en manos de particulares en esta ciudad.  También debe devolver a la Urbanización de los Jardines del Oeste el área verde que utilizó la pasada administración para ampliar el Cementerio Cristo Vive.

Alcalde Serulle. Archivo.

Tampoco se ha pronunciado, el Alcalde, en favor de abrir las calles B y C de la referida urbanización utilizadas para el mismo propósito.  Pensamos que él iba a tomar esa medida cuando iniciara su gestión “Con la Fuerza del Pueblo”, pero no fue así.  Todo lo contrario, en violación franca a una orden de paralización de labores emitida por el Magistrado Procurador Fiscal para la Defensa del Medio Ambiente, Lic. Jacinto Mejía Amaro, trató de continuar la ejecución de la obra.  Por lo que tuvo dicho funcionario judicial que utilizar la fuerza pública para detener el proceso de construcción.

El Dr. Gilberto Serrulle, sabe muy bien que la ampliación del Cementerio Cristo Vive está en una litis legal y sin embargo, ha tratado de irrespetar al poder judicial.  Parece que los espacios públicos se pueden defender en unas circunstancias y en otras no.  Así no podemos seguir manejándonos.

Por otro lado, da pena la gran cantidad de árboles que ha cortado este alcalde para hacer sus obras en la rotonda del Barrio Libertad, en su mirador de la ave. Circunvalación con ave. Mirabal y en la construcción del multiuso del Ensanche Bermúdez.  Todo esto va dejando a Santiago como una ciudad que está perdiendo poco a poco sus espacios verdes ante la vista gorda de las autoridades, tanto de medio ambiente como del cabildo.

También el derecho al uso de los espacios públicos debe ser defendido por el alcalde de una ciudad, pero nadie se da cuenta de la gran contaminación visual a que están siendo sometidos los munícipes de la Ciudad Corazón.  Sólo hay que transitar por la Avenida 27 de febrero para ver que cada 10 metros hay una minivaya en el centro de la avenida contaminando si piedad y cuando se llega a la esquina de esta avenida con la autopista Joaquín Balaguer se ven dos grandes vayas electrónicas que son las que más contaminan, poniendo, además, en riesgo a los conductores que se distraen viéndolas, lo que aumenta al posibilidad de accidentes de tránsito y para que se vean bien estas vayas y su publicidad se cortaron los árboles que había allí.

¡Esos espacios públicos también necesitan de un síndico que los defienda!

No hay comentarios

Deja un comentario...