Compartir
Archivo

Caribbean Digital

El llamado del semanario lo hizo en su editorial.

SANTIAGO, RD.– La alegría, solidaridad y ternura llenan el espacio, y el espíritu fraterno que brota en el ambiente nos conduce hacia Belén. El nacimiento de Jesús nos llena de esperanza y cambia nuestro destino, Dios está entre nosotros.

Archivo
Archivo

La fecha es propicia para trabajar por la paz, que es fruto de la justicia. Nos invita al perdón familiar y comunitario, a desterrar la tristeza de tantas personas que por distintas razones vieron marcharse la alegría de su alma.

Navidad es compartir lo que somos y tenemos con los que han sido excluidos del bien colectivo y que caminan sin rumbo esperando días mejores, no sólo por esta época, sino todo el año.

El nacimiento del Hijo de Dios tiene que hacernos mejores ciudadanos/as, contribuyendo cada día a la edificación de una mejor nación, amando y defendiendo a la naturaleza, poblando nuestros campos, barrios y pueblos de organizaciones defensoras de la vida.

Estemos alegres, nos ha nacido un Salvador. Contagiemos a los demás con nuestra fiesta. Hoy, más que ayer, se hace urgente sembrar optimismo en una época en que para algunos los sueños y utopías por un mundo feliz se contraen con el frío del invierno.

Celebremos. Estamos comprometidos con la vida y como dice una hermosa canción compuesta por monseñor Vinicio Disla y música de Apolinar Bueno: ´´No me reburuje esta diversión, yo lo que celebro es mi liberación´´.

Que juntemos nuestras voces y entonemos un himno a la paz. Que unamos nuestras manos para trabajar por la justicia y digamos con los ángeles, proclamando a todo pulmón: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena vo­luntad.

Feliz Navidad.

El periódico de la Iglesia Católica circula los domingos.

No hay comentarios