Compartir
Willy Aybar. Archivo.
Caribbean Digital
Fuente: El Nacional

El pelotero Willy Aybar, preso en la cárcel de Najayo, San Cristóbal, con una medida de coerción de tres meses por alegadamente haber golpeado a su esposa, pidió perdón al Ministerio Público, a la sociedad y a la fanaticada del beisbol, y solicitó que se le permita salir para continuar con su profesión y no perder un contrato millonario que tiene en el extranjero.

Willy Aybar. Archivo.

Dijo que su encierro ha puesto en peligro su profesión y que si no sale antes de enero no podrá cumplir con un contrato que tiene en Japón.

Entrevistado en la cárcel de Najayo, Aybar sostuvo que en el tiempo que tiene preso ha reflexionado y que quiere volver con  su familia, su esposa y  sus hijos y  reintegrarse a su profesión.

“Yo le pido disculpa al pueblo dominicano, a la Fiscalía, a los fanáticos y a todo el mundo, ya que estoy pasando por un problema y pienso que lo que se ha hecho con migo ya es suficiente”, manifestó Aybar.

Declaró que no fue su intención ofender a las autoridades, por lo que rogó que se le permita  continuar con su profesión  para con ella mantener dos niños que procreó con su primera esposa y uno que tiene con la actual.

“Ya yo reflexioné y creo que he aprendido bastante aquí en la cárcel, y no fue mi intención ofender a las autoridades, y creo que merezco una oportunidad. Creo que si fue un castigo ya es suficiente y que he tenido suficiente tiempo para reflexionar y de por sí lo he hecho”, dijo Aybar.

Precisó que de hecho, su carrera ha sido seriamente afectada, en vista de que en la cárcel no tiene acceso a un gimnasio, ni a un lugar adecuado para ejercitarse.

Visiblemente compungido, rogó a las autoridades que no tronchen su carrera y que se le permita hacer lo único que sabe hacer en su vida, que es jugar beisbol.

Sostuvo que no es cierto que haya golpeado a su esposa Brunilda García, por lo que no tiene que pedirle perdón, pero sí a las autoridades en caso de que se sientan ofendidas por el comportamiento que tuvo cuando lo apresaron.

“Quiero salir para continuar jugando. Yo no tengo aquí gimnacio para ejercitarme, me siento debilitado y pienso que si esto sigue yo jamás podré ser lo que soy, y creo que he aprendido la lección que me han dado y todo eso me ha llevado a reflexionar bastante y creo que de mi parte, ya está bueno”, dijo Aybar.

Manifestó que personalmente le gustaría que las autoridades lo recibieran para pedirle perdón y ponerse a su disposición.

“Todo depende de ellos. Tengo una familia que mantener y si no salgo antes de enero voy a perder el contrato de trabajo que tengo en el extranjero y creo que eso sería el final de mi carrera y si eso ocurre mi familia pasaría mucho trabajo.

El abogado

El doctor Pedro Duarte Canaán, abogado de Aybar, dijo que con sus declaraciones, su cliente demostró que es un hombre noble, dispuesto a reintegrarse a la sociedad y a dedicarse a su profesión.

“Es importante decirle al país que cuando un hombre se humilla, su figura podría ser ensalzada y que cuando un hombre se ensalza podría ser humillado.

Un Apunte

Aybar pidió a la procuradora Rosanna Reyes que le conceda una oportunidad y le garantizó que no la desfraudará en caso de que sea puesto en libertad. Dijo que con su encierro está en juego la manutención de su familia, por lo que rogó a las autoridades que reconsideren su caso bajo la garantía de portarse bien.

No hay comentarios

Deja un comentario...