Compartir
Monchy Rodríguez. Archivo.

 Por Germán Matías

Especial/Caribbean Digital

Santiago- República Dominicana.–Es notable el entusiasmo del equipo local del PLD ante los cambios que se esperan en el tren del Estado con la nueva administración de gobierno de Danilo Medina, quien asume en agosto frente a una Nación que demanda cambios, incluso de cara.

Monchy Rodríguez. Archivo.

En los corrillos políticos y de prensa de esta plaza se ventila el gran potencial  de ese equipo gerencial de cara al nuevo mando que iría a las oficinas y corporaciones del Gobierno del presidente Danilo Medina.

Se trata de danilistas históricos, encabezados por Monchy Rodríguez, y Fernando Rosa, amigos del presidente electo Danilo Medina y que estuvieron con el ex Ministro de la Presidencia en las buenas y en las malas por más de 30 años, y  se la jugaron toda cuando incluso apoyar al aspirante presidencial era o una quimera o un desafío.

De un pequeño grupo de seguidores de Danilo en Santiago, este equipo se transformó poco a poco en avanzada para el impulso de las fuerzas del danilismo que libraron las batallas hasta convertir a su guía, el sanjuanero Danilo Medina, en el presidente electo de la Republica Dominicana para el periodo 2012-2016, bajo el amparo del líder del PLD el presidente Leonel Fernández.

Como hormigas, y pese a la derrota sufrida por el PLD en el gobierno local en el 2010, el equipo de Danilo se la supo jugar en esta segunda plaza donde en las filas moradas dirigentes y activistas tienen colocados a la matricula de no más de 20 líderes locales del partido morado en la expectativa de que van para puestos de mayor relevancia del que podrían tener actualmente en el gobierno.

El equipo del danilismo en Santiago lo conforman dirigentes que incluso tendrían algo así como un afecto muy personal con Danilo Medina y que en los vaivenes de la política han sufrido con estoicismo realidades en ocasiones dolorosas, dentro de las variables de un partido que ha sufrido el desplazamiento  y  ha disfrutado de las pruebas y mieles del poder.

Las principales cabezas del equipo operativo del Presidente electo Danilo Medina en Santiago, segunda plaza política y electoral dominicana, las ha movido en el ajedrez local Monchy Rodríguez, un veterano de las líderes políticas que ha cruzado todo el organigrama del PLD desde los otrora Círculos de Estudios hasta el Comité Central.

A este le acompaña un cuadro de no menos veteranos del PLD que empezaron con el fundador y guía peledeista, el ex presidente Juan Bosch, en 1973 y que se fueron de su cuna política cuando incluso el profesor decidió abandonar el PRD que junto a un grupo de patriotas de exiliados dominicanos fundó en 1939 en La Habana, Cuba.

Ese cuadro de dirigentes, considerados en la definición organizativa y partidaria de la Guerra Fría que se prolongo hasta la década de los 80, lo completan el médico y gremialista Melchor Figuereo, el ingeniero Silvio Duran, el activista e influyente dirigente barrial y Asesor de Comunicaciones Samuel Brito, y el varias veces diputado y dirigente del Comité Central Nelson Sánchez.

Otros de la dirigencia del PLD en Santiago que salieron airosos con la victoria de su pupilo Danilo Medina, hoy Presidente de Republica Dominicana, lo son el diplomático Arturo Tatis, el empresario de multimedia Lenin Santos, el concejal y comerciante Mélido Guzmán, y Josué Brito, experto en manejo de redes y Asistente de la Alcaldía de Santiago.

A estos se agrega uno considerado “decano del peledeismo rural” de Santiago,  Jaime Almonte, el  organizador Justo Guzmán, y Luis José Estévez, influyente concejal de la Alcaldía de Santiago con un fuerte liderazgo en la masa de peledeistas que se fue a la alcaldía local tras la entrada al Palacio Municipal de la avenida Juan Pablo Duarte de su compañero y amigo, el alcalde médico Gilberto Serulle.

No hay comentarios

Deja un comentario...