Compartir
Pastor Esteban Martínez.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

 

SANTIAGO, República Dominicana./  El pastor evangélico de la Iglesia de Dios de Pekín,  Esteban Martínez, manifestó que una vida que agrada a Dios es la que tiene pureza moral, pero no solo por las acciones del individuo sino por los deseos de su corazón.

Pastor Esteban Martínez.

Sobre estos deseos, según Jeremías 17-9, dice engañoso es el corazón más que todas las cosas, afirma el líder cristiano, al tiempo de advertir que el Diablo está buscando a quien devorar.

“El mandamiento mas grande que exige nuestro corazón exige que nuestro corazón esté lleno de actitud del amor de Dios. Ama a Dios con todo tu corazón, toda tu alma, con toda tu mente y con toda tu fuerza”, señaló.

Dijo que cuando la persona ejecuta estos elementos en su vida no hay diablo que pueda convencerlo de que pueda hacer lo malo.

 “Satanás tiene a muchos encuartelados y cuando va a haber guerra lo lanza  a las calles. Hay muchos que están dentro de las iglesias y cuando Satanás le dice ve y ellos van. Vienen a las iglesias y salen y luego van a  vender drogas y así se pasan la vida”, lamentó el pastor Martínez, al predicar ante los asistentes del culto sabatino.

De acuerdo al pastor, el caballero del mal tiene las mentes bloqueadas de mucha gente.

“El poder destructor de Satanás; el poder de Satanás que Dios nos libre de ese poder perverso”, apuntó.

Asimismo, abordó el tema de la lujuria como deseo no realizados, un apetito desorganizado de la carne, un deseo desenfrenado carnal, que no hay dominio.

“Figúrese usted que fuera la vida de nosotros si los vehículos no tuvieran dominio de nosotros para detenerse, a donde fuéramos y donde estuviéramos”, se preguntaba el pastor.

“No podemos caminar sin frenos ni dominio, porque Dios nos ha dado un regalo del cielo. Cuando salimos de aquí (iglesia) es como si no tuviéramos frenos ni dominio, es como la ovejas que van al matadero”, expresó.

Esteban Martínez advirtió que el cristiano debe tener mucho cuidado cuando pide permisito a Dios, “porque como Dios es bueno el me perdona”.

El pastor reconoce que Dios es bueno y misericordioso.

Sostuvo, sin embargo,  que como Dios escudriñas los corazones y pagará a cada uno según su obra, hay que saber que está maquinando tu corazón para hacer este año, para tus vacaciones y que harás con tu doble sueldo.

No hay comentarios

Deja un comentario...