Compartir
Papa Francisco. Archivo

Caribbean Digital

CIUDAD DEL VATICANO, (AFP).- El papa Francisco advirtió a los primeros 19 nuevos cardenales que designó el domingo que recibir el título cardenalicio “no representa una promoción ni una condecoración”, en una breve misiva divulgada este lunes por el Vaticano.

Papa Francisco. Archivo
Papa Francisco. Archivo

En la carta enviada a los elegidos, el pontífice argentino recordó que la labor de todos los purpurados es “servir” a la iglesia y a los católicos.

“Deseo que me puedan ayudar con eficaz fraternidad en mi servicio a la Iglesia universal”, escribió Francisco. Si bien se comprende la “alegría” de los arzobispos seleccionados, los nuevos purpurados han sido llamados a evitar todo acto “mundano” y mantener un estilo “austero y sobrio”, que respete el voto de pobreza, recomienda en la misiva.

El papa argentino anunció el domingo la lista de los 19 nuevos cardenales, entre ellos 16 electores y con derecho al voto, de los cuales cinco de América Latina.

La mayoría de los elegidos, que recibirán el título el 22 de febrero durante una ceremonia en el Vaticano, se enteraron por los medios de comunicación del nombramiento, ya que el papa al parecer mantuvo la lista en secreto y no los consultó, lo que sorprendió tanto a los elegidos como a varios funcionarios de la Santa Sede.

El pontífice latinoamericano, quien desde que fue elegido en marzo pasado al trono de Pedro ha condenado con palabras severas “las ambiciones de carrera” y la vida “mundana” de algunos eclesiásticos, proclamará cardenales a religiosos de Argentina, Brasil, Chile, Haití, Nicaragua y a uno “no elector”de la isla antillana de Santa Lucía, quien no puede participar en el cónclave por ser mayor de 80 años.

“Sólo nombró a cuatro con cargos en la Curia Romana y, con esa decisión, rompe la dinámica de que todo presidente de un Pontificio Consejo estaba destinado a obtener la púrpura. Con ello, el papa denuncia indirectamente el carrerismo en la Curia y le pone coto.”, escribió José Manuel Vidal, el director de la página internet Religión Digital.

Con el nombramiento de 16 cardenales electores Francisco trazó un retrato del “príncipe de la Iglesia” del siglo XXI, menos teólogo y más un párroco defensor de los pobres.

Al designar 5 latinoamericanos, 3 africanos y 2 asiáticos, Francisco privilegió a religiosos del sur del planeta, que cumplen su trabajo pastoral en “las periferias geográficas, humanas y espirituales”, que “huelen a cordero”, como suele pedir el papa a los curas, principios claves que ha repetido en varias ocasiones durante su breve pontificado.

“El catolicismo del siglo XXI mira a América, a África y, especialmente, a Asia, donde el catolicismo está creciendo a pasos agigantados”, subrayó Vidal.

La ausencia de nuevos purpurados de Estados Unidos no parece molestar a la iglesia de ese país, que apoyó abiertamente su elección como pontífice, mientras la italiana recibió con sorpresa y hasta irritación, el hecho de que sedes consideradas hasta ahora importantes, como Turín y Venecia, de donde partieron varios futuros papas, no obtuvieron el título, lo que era considerado como un derecho.

No hay comentarios

Deja un comentario...