Compartir

El World Wide Web Consortium, más conocido como W3C, está desarrollando la llamada Payment Request API, unas librerías que podrían revolucionar los sistemas de pago a través del navegador para abrir la puerta tanto al bitcoin como a otras criptomonedas.

A esta propuesta aún le queda mucho camino por recorrer, pero el apoyo de Microsoft, Google, Facebook, Apple o Mozilla demuestra el interés que las grandes de la tecnología tienen en implantar una plataforma de pagos universal para navegadores en la que pagar con euros, dólares, bitcoin o ether sería transparente para el usuario.

Métodos de pago online abiertos a las criptomonedas

La idea se concibió en 2013, pero es ahora cuando esa API para pagos comienza a convertirse en una plataforma cada vez más pulida y potente porque ha pasado del estado “Bajo Consideración” a “En Desarrollo”, algo que confirma que en la W3C están apostando fuerte por este nuevo planteamiento para las transacciones económicas a través de un navegador.

Wallet1

Esta API se está implementando ya en Google Chrome, Microsoft Edge, Apple Safari y Mozilla Firefox además de otros navegadores “menores” como el navegador incluido en los móviles de Samsung o el navegador interno de la aplicación móvil de Facebook. Los consumidores podrán gracias a esa API elegir de una lista desplegable de métodos de pago la que más les convenga en cada momento.

Esta opción, no obstante, podría tardar años en llegar: los estándares de la W3C son famosos por tardar mucho tiempo en desarrollarse, aprobarse y entrar en funcionamiento.

El sistema podría llegar, pero también podría no hacerlo

Como explicaba Adrian Hope-Bailie, uno de los responsables de este desarrollo, la plataforma hace que sea necesario que las monedas y criptomonedas cumplan ciertos requisitos. En concreto la ISO 4217 con la que validar la entrada de los usuarios.

Codigos Los símbolos para cada criptomoneda se han convertido en un problema para la estandarización de una plataforma universal de pagos. De hecho algunas como DASH o MIOTA utilizan más letras de las tres permitidas para identificarlas.

Esa norma ISO establece por ejemplo el tipo de código de tres letras para cada moneda, y aquí solo 3 de las 10 criptomonedas más importantes siguen esas reglas, de las cuales las dos primeras se usan para identificar el país. El USD es el código del dólar de Estados Unidos, pero es que si seguimos esa normativa BTC sería una moneda de Bután.

Como él mismo explicaba en su artículo en Medium, “permitir a un sitio web pedir pagos en una moneda oscura, como en millas de aerolínea o una criptomoneda, es un reto a nivel de interfaz de usuario de seguridad con muchas preguntas y no muchas respuestas sin casos de uso detallados de las comunidades de desarrolladores afectadas por ese escenario”.

Además aquí es necesaria la participación de todo tipo de comercios, que deberán implementar esa solución en sus servicios de comercio electrónico y, lógicamente, elegir qué monedas (virtuales o de curso legal) aceptan como método de pago.

Se espera que el próximo mes de noviembre Airbnb, Google y Mastercard demuestren cómo se puede usar esa API para pagos, y ahora queda por ver si esa opción se convierte en algo estándar entre nuestros navegadores de escritorio y móviles pronto.

Vía | Coindesk
Más información | W3C
En Xataka | Qué cree la gente que sigue creyendo en Bitcoin

Fuente de noticia

No hay comentarios