Compartir
El sacerdote Regino Martínez duró casi tres días en la frontera reclamando la entrada de los haitianos. Wilson Aracena

Caribbean Digital

 

Dajabón. El sacerdote jesuita Regino Martínez defendió este sábado su labor en favor de los haitianos durante los años que ha estado como presidente de la institución Solidaridad Fronteriza, puesto que dejará a partir de  marzo próximo para dedicarse a labores más directas con los inmigrantes del vecino país residentes en distintas localidades de la Línea Noroeste.

El sacerdote Regino Martínez duró casi tres días en la frontera reclamando la entrada de los haitianos. Wilson Aracena/Archivo

Martínez estuvo al frente de Solidaridad Fronteriza desde su fundación en  1997, tiempo en el cual, según dijo, se dedicó básicamente a organizar, promover y poner en orden el estatus legal de los inmigrantes haitianos, especialmente aquellos que se han constituido en mano de obra de las fincas en la región.

“Nuestra tarea ha sido organizar a los migrantes. Desde 2003 hemos logrado que los haitianos puedan tener mejores condiciones de vida y trabajo. Más de 8 mil inmigrantes hoy cuentan con sus documentos y tenemos una base de datos con la ubicación de dónde nacieron en Haití, quienés son sus padres, cuándo cruzaron por primera vez la frontera, a qué se dedican, si están casados, si tienen hijos que nacieron aquí o si los trajeron”, explicó el sacerdote.

El padre Regino  dijo que con esos datos se han podido hacer acuerdos con la oficialía civil de Juana Méndez para sacarles actas de nacimiento a los adultos, con el consulado haitiano para  dotar de pasaportes a sus ciudadanos y con el consulado dominicano para sacar la visa.

Tras el anuncio de que la Compañía de Jesús, congregación católica a la que Martínez pertenece, lo sustituirá como director de Solidaridad Fronteriza, éste afirmó que tiene en agenda trabajar de una manera más directa con los inmigrantes en las comunidades rurales y asentamientos de inmigrantes.

“Para hacer una mejor labor, he comprendido que debo estar con los inmigrantes, viviendo con ellos. Ahora estaré en Ranchadero, una comunidad donde hay muchos inmigrantes y desde ahí continuaré con el proceso de organización para dotarlos de identificación y regularizar su estatus. Es decir, seguiré trabajando en la Línea Noroeste y Solidaridad Fronteriza, pero ahora como promotor y estar mucho más cercano con las personas que queremos ayudar”, dijo Martínez.

ZOOM

En la frontera
El sacerdote narró que en el año 1974 llegó a la zona fronteriza de mano de la congregación Compañía de Jesús, siendo el primer sacerdote dominicano en esa zona, ya que los que habían en la época eran españoles.

Testimonio
“Tengo 39 años en la frontera. Siempre dispuesto a trabajar a favor de los derechos humanos y de la persona sea quien sea. Mi primer trabajo fue en la parroquia de Loma de Cabrera; ahí duré 13 años. Luego me fui a vivir a El Manguito, en la comunidad Manuel Bueno y finalmente me establecí en Dajabón”, dijo Martínez.

 

Fuente: Hoy

No hay comentarios

Deja un comentario...