Compartir

Rafael Baldayac

Redaccion/Caribbean Digital

(4 de 5)

SANTIAGO. República Dominicana./ Los tres Cy Young de alcanzados por Pedro Martínez y sus dos campañas seguidas de 300 ponches merecen ser colocados dentro un cuadro de honor bien cerca del ranking de los diez  momentos  memorables de los jugadores dominicanos en la historia del beisbol de las mayores.

Martínez ganó su primer premio en la Liga Nacional en 1997 cuando lidera las mayores con un impresionante 1.90 de efectividad y 13 juegos completos. Eso el mismo año en que establecía record para latinoamericanos en ponches (305) con marca de 17-5 en un equipo de segunda división.

En 1999 en su primera incursión en la Liga Americana con los Medias Rojas de Boston, Martínez recibió otro premio al mejor lanzador del circuito. Ese año lideró las mayores en victorias (23), promedio de ganados y perdidos (23-4, 852) y efectividad (2.07). Sus 313 ponches fueron cifra tope en la liga.

Un año más tarde realizó la proeza de alcanzar su tercer Cy Young. La  temporada del 2000 el mismo definió aun mejor que la anterior (18-6, 1.74) siendo líder en abanicados en la Liga Americana (284) y solo dio 32 bases por bolas en 217 entradas.

La designación de maeño Omar Minaya como Gerente General de los Expos de Montreal el 13 de febrero de 2002 lo convirtió en el latino con el puesto gerencial más alto en el Béisbol de Grandes Liga.

Tres años después, Minaya volvió a los Mets de Nueva York en la misma función (luego de haber estado en la organización anteriormente en diferentes puestos administrativos), y en el 2006 su conjunto ganó la División del Este de la Liga Nacional y llegó a estar a un juego de ir a la Serie Mundial.

Otro de los hechos memorables en el listado de honor tiene como protagonista a Juan Marichal, quien se convirtió en el primer latino en tirar un partido sin hit ni carrera en las mayores al vencer 1×0 a los Colt´s 45 de Houston ante 18,869 fanáticos en el Candlestick Park de San Francisco el 15 de junio de 1963 en San Francisco

La única vuelta del juego se produjo gracias a doblete del antesalista Jim Davenport, empujado por otro tubey  del intermedista Jhon Hiller después de dos outs en el octavo episodio.

Este fue el primer Nohitter de en la historia de los Gigantes de San Francisco. El 18 de mayo de 1929, 34 años atrás, Carl Hubell, había tirado un nohitter para los Gigantes de Nueva York contra los Piratas de Pittsburgh.

Los otros dos lanzadores dominicanos que lograron la hazaña después de Marichal han sido Ramón Martínez, de los Dodgers de Los Angeles y Jose Jiménez de los Cardenales de San Luis y el año pasado Ubaldo Jiménez tirando para los Rockies de Colorado.

Ramón Martínez 32 años despues de Marichal logra este hito el 14 de Julio de 1995 contra los Marlins de Florida en Dodgers Stadium, para  el segundo partido sin hits de un dominicano en liga grande. Fue el primero que le propinaban a la joven franquicia que había llegado a la liga nacional fruto de la expansión de 1993.

En tanto que José Jiménez se alzó con la gloria el 25 de Junio de 1999 contra D-Backs de Arizona en Bank One Ballpark haciendo batería con el receptor criollo Alberto Castillo. El novato  Jiménez tal vez logró uno de los mas improbables no-hitter de la historia porque enfrentaba como visitante en el Bank One Ballpark de Arizona a Randy Johnson,  mejor pitcher de la liga nacional en ese momento.

Mientras que Ubaldo Jiménez el 17 de abril de 2010 logró el primer partido sin hits en la historia de la franquicia de Colorado al dominar de manera magistral al conjunto de los Bravos de Atlanta en el Turner Field. Su compañero detrás del plato fue el dominicano Miguel Olivo, para convertirse en la segunda batería criolla con esta hazaña.

Cabe mencionar dos lanzadores relevistas dominicanos que fueron parte de partidos sin hits combinados. Alejandro Peña  (Bravos de Atlanta) se unió a Kent Mercker y Mark Wohlers para dejar sin hits a los Padres de San Diego en Atlanta el 11 de septiembre de 1991.

Lo mismo que Octavio Dotel (Astros de Houston) quien fue parte de una hazaña insólita cuando seis pitchers de los Astros se combinaron para lanzarle un no-hitter a los Yankees de Nueva York en su propia casa. Este encuentro inter-ligas se llevo a cabo el 11 de junio del 2003.

No hay comentarios