Compartir
Olivo De León, presidente del CDP. Archivo.

Caribbean Digital

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El presidente del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), Olivo de León, denunció este lunes 17 de febrero, haber recibido dos amenazas en contra de su integridad física, realizadas a causa de la derogación de un contrato de alquiler para el uso un espacio en la Casa Nacional de los periodistas.

Olivo De León, presidente del CDP. Archivo.
Olivo De León, presidente del CDP. Archivo.

Durante una visita a la fiscalía del Distrito Nacional, De León, dijo que las intimidaciones fueron hechas por  el empresario Marvin Soriano Robles, quien dirige la Escuela Turística del Caribe, ubicada en el tercer nivel del establecimiento.

El presidente del CDP detalló que ante la falta de pago por el arrendamiento del lugar desde hace seis meses, le fue emplazada la entrega del local a Soriano, lo que motivó las supuestas amenazas.

“Me dijo que si seguía jodiendo, me iba a arrancar la cabeza”, declaró, en referencia a las bravatas efectuadas  por el inquilino, quien adeuda a la institución alrededor de un millón 300 mil pesos por concepto de alquiler y pago de servicios.

Asimismo, indicó que en la reunión este lunes con la fiscal adjunta Gladys Cruz Carreño, en fiscalía del Distrito Nacional, no hubo conciliación entre las partes, por lo que el Ministerio Público continuará la investigación de la denuncia introducida por Olivo de León.

“Queremos que nos entregue nuestras instalaciones. Hemos averiguado y vemos que el tipo es una persona que ha sido condenada por falsificación y estafa. Se ha pasado su vida engañando a la gente”, indicó el comunicador.

En ese sentido, subrayó otras violaciones de contrato, entre las que se incluyen la realización de reuniones con fines políticos, así como la modificación y “desfiguración” de las aéreas, y el intento de alquiler a terceros, por lo que afirmó, no les interesa continuar las relaciones de negocio con Soriano.

Explicó que debido a las reiteradas y flagrantes violaciones contractuales, se prohibió el ingreso al local a los estudiantes, quienes, afirmó De León, pagan entre 800 y mil pesos cada uno, por lo que, entiende, cumplir mensualmente con sus obligaciones no habría sido un inconveniente dado la cantidad de alumnos que asisten al establecimiento.

Acento.com.do

No hay comentarios