Compartir
Aquí, en la calle principal de La Otra Banda, hay una muestra de los negocios que obstaculizan las aceras por donde pasan los peatones.

Redacción/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana./ En esta ciudad nadie respeta los espacios públicos.

Un puesto de gomas, un auto-adornos, una cafetería o un vendedor de comida rápida, por ejemplo, ocupan las aceras por donde deberían pasar los peatones.

Aquí, en la calle principal de La Otra Banda, hay una muestra de los negocios que obstaculizan las aceras por donde pasan los peatones.

En la calle principal del sector de La Otra Banda hay un puesto de gomas (tapa gomas) que impide que el paso de los transeúntes, poniendo en riesgo sus vidas.

En las avenidas 27 de Febrero, la J. Armando Bermúdez, y en las calles de los barrios como Pekín, Nibaje, y otros, también hay muchísimos negocios que operan en las aceras.

La Autoridad Metropolita del Transporte (AMET) y Tránsito Municipal tienen la responsabilidad de vigilar e impedir que los comerciantes llenen de obstáculos el lugar, que por ley, les corresponde a los peatones.

No se trata de quienes tienen estos establecimientos son “padres de familias”, sino que estos también deben cumplir las leyes como los demás similares que tienen responsabilidad en el hogar, tal como alegan muchos de ellos para hacer lo que les da la gana en las vías públicas.

No hay comentarios

Deja un comentario...