Compartir
Palacio Nacional. Archivo.

Redacción/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana./ Los desaciertos del periodo gubernamental 2000-2004, podrían quedar definitivamente en el pasado para el proceso electoral del 2016.

Palacio Nacional. Archivo.

Es una constante del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), culpar a los errores de la gestión del ex presidente Hipólito Mejía, con el objetivo de justificar su incapacidad en ciertos manejos de los ocho años que de manera consecutiva ha administrado las arcas del Estado dominicano.

En el año 2016, cuando culmine el mandato de Danilo Medina y se abra nuevamente el debate electoral para elegir a las nuevas autoridades, el PLD no debería ni de broma pretender culpar el periodo de gobierno del 2000-2004, de los problemas del presente.

El gobierno de Medina, que a partir del 16 de agosto de este 2012 iniciará su camino, tiene el reto de llenar las expectativas por el simple hecho de que con su gestión son 12 años consecutivos que el PLD  habría de gobernar al país.

No hay excusas. El nuevo mandatario tiene todos los poderes en sus manos, principalmente el poder legislativo, fundamental para gobernar.

 

 

No hay comentarios