Compartir
Neney Cabrera. Archivo

Servicios/Caribbean Digital

 

 

LOMA DEL FLACO, Mao. El vicepresidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), José Leonel -Neney- Cabrera, consideró como urgente este viernes que los perredeístas aprovechen la conmemoración del décimo quinto aniversario de la muerte del líder José Fráncico Peña Gómez para construir la verdadera unidad de ese partido.

Neney Cabrera.
Neney Cabrera.

El dirigente político, al encabezar un acto aquí, donde en el 1937 nació Peña Gómez, lamentó que la fecha de su desaparición encuentre a la familia perredeísta sumidas en una profunda crisis que amenaza con dividir a ese partido.

“Doctor José Francisco Peña Gómez, el decimoquinto año de su partida, encuentra al PRD, sumido en una profunda crisis que amenaza con dividirnos, nuestra militancia está deprimida, desmotivada, desesperanzada, demanda a gritos la unidad sincera de sus dirigentes”, precisó Cabrera.

Neney Cabrera, indicó que su presencia en Loma del Flaco, en el lugar donde nació el líder de masa más grande de República Dominicana, tiene el propósito de buscar el aliento perdido, ya que según él en el PRD se necesita una luz que sea capaz de devolverles el orgullo de ser perredeistas.

“Nuestro partido, es el instrumento político de la redención del pueblo, los que amamos profundamente al PRD y que además respetamos su memoria, tenemos la obligación, sin más pérdida de tiempo, de buscar las vías para nuestra sincera reconciliación, el avenimiento, la comprensión y sobre todo el perdón”, enfatizó.

Aprovechó la ocasión para desde esa región, elevar un pedimento a la conciencia colectiva de los simpatizantes, militantes y dirigentes del PRD para que juntos hagan conciencia de la necesidad de contribuir a la sincera reconciliación de la familia perredista.

“En esta Línea Noroeste, el pasado 20 de mayo del 2012, el PRD ganó las elecciones. Ganamos en el Cruce de Guayacanes, en Maizal, en La Caya, en Laguna Salada, en Mao, en Esperanza, en Boca de Mao, en Pueblo Nuevo, en Guatapanal, en Castañuelas, en Guayubin, en Villa Vásquez, en Montecristi, y en Dajabón, por lo que según él nadie en esa región tiene más autoridad moral que los perredistas, para reclamar a retornar los principios primigenios del PRD.

Manifestó que nada ni nadie, en el país, podrá impedir que miles de hombres y mujeres rescaten al glorioso PRD, como tampoco nadie podrá impedir que en el 2016 los perredeístas rindan un tributo a la memoria de Peña Gómez obteniendo el triunfo electoral.

Asimismo, manifestó que nada ni nadie impedirá que el PRD enfrente con las herramientas que sean necesarios al gobierno del Partido de la Liberación Dominicana.

Al elogiar las dotes de líder que adornaron a José Francisco Peña Gómez, Neney Cabrera recordó que ese noble ser humano, desde el mismo momento de su nacimiento hasta el día de su muerte, tuvo que librar duras batallas para garantizar su propia existencia; perseguido, maltratado, incomprendido.

“Y como si esto fuera poco, tuvo que soportar con gallardía espartana, la más brutal campaña sucia, jamás conocida en la historia política de la República Dominicana. Es precisamente ahí, donde está el mayor legado de Peña Gómez”, manifestó.

Agregó que a pesar de todas esas malquerencias en su contra, el alma de Peña Gómez se mantuvo invulnerable, intacta y limpia como el agua cristalina.

“Porque nunca albergó odio ni rencor, en contra de nadie. Todo lo contrario, en su último mensaje de vida, como legado de su inmensa capacidad de perdón, nos dijo. Cito; “Yo amo a mi pueblo, a mi país, a lo largo de toda mi vida he pagado un precio por eso, he recibido ataques feroces a veces frontales, otras veces con venenos más sutil, como ahora, pero yo los perdono. Mis adversarios pueden contar conmigo, con mi perdón”, puntualizó Neney Cabrera al hacer mención del sentimiento que tuvo Peña Gómez.

No hay comentarios