Compartir
Negro Veras. Archivo.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

El jurista confía se hará justicia con los que intentaron matar a su hijo Jordi Veras el 2 de junio del año 2010.

SANTIAGO, República Dominicana./ El reputado jurista de esta ciudad, doctor Ramón Antonio Veras (Negro), dijo que el empresario Adriano Román, a quien acusa de intentar asesinar a tiros a su hijo, el abogado José Jordi Veras, busca burlarse de la sociedad y la justicia reclamando prisión domiciliaria para desde allí continuar en sus actividades ligadas con hechos de sangre.

Negro Veras. Archivo.

“Ante el rechazo hecho porla SupremaCortede Justicia a su demanda en declinatoria, ahora el señor Adriano Román está solicitando que desde la cárcel de Rafey, donde cumple prisión de condena a 20 años por la tentativa de asesinato contra Miguelina LLaverías, y desde donde  pagó para asesinar a Jordi, se le envíe a su casa”, manifestó.

Negro Veras sostuvo   que Román desea burlarse del pueblo y de la justicia luego que “torturó en forma salvaje a Miguelina LLaverías y luego pagó para que la asesinaran, que quiso asesinar a su propio  hermano Pablo Román, que incendió una vivienda con su inquilino adentro, y pagó para asesinar a mi hijo Jordi”.

El abogado entiende que aunque muy difícil se presenta el camino a transitar a los fines de alcanzar justicia, no va a cansarse de reclamarla en el caso de su hijo Jordi, del cual se cumplen 27 meses de atentado en su contra.

“Estamos mentalmente preparados para, sin desesperación, esperar que los órganos judiciales tomen la decisión ajustada a las pruebas, la ley y el derecho. Así lo quiere la sociedad y nuestra familia”, expresó en rueda de prensa.

Negro Veras asegura que el grupo que acordó asesinar a Jordi ha utilizado, y va a utilizar, todos los medios para que el tribunal no avance en el examen de la legalidad de las pruebas.

“Ante esta situación hemos sido prudentes,  inclinados reverentes ante lo decidido por el tribunal. Estamos armados de paciencia porque creemos que una responsable y sana justicia se ha de imponer”, señaló.

“Lo dijimos ayer, y lo reiteramos hoy, el caso de mi hijo Jordi es el de todos los padres que aspiran a levantar su familia en un ambiente de decencia y seguridad plena, y no bajo la amenaza del crimen organizado en la modalidad de vicariato”, apunta el reputado abogado.

No hay comentarios

Deja un comentario...