Compartir
Hugo Chávez. Archivo

 Por. José A. Toribio

Especial/Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, RD.-Hugo Chávez ha muerto. Complicaciones médicas tras su cuarta operación de cáncer han acabado finalmente con el líder venezolano.

Hugo Chávez. Archivo
Hugo Chávez. Archivo

El deceso del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, ha llenado de luto a toda América Latina, ya que este en las últimas décadas fue un presidente de muchas importancias para la región Latinoamericana.

El exmandatario se mantuvo en el poder durante 14 años. Años durante los cuales fue idolatrado como un ferviente defensor de la democracia en Venezuela. Por otro lado, fue duramente criticado como un dictador populista quien veló por sus propios intereses.

Sin su presencia ideológica, la influencia de Venezuela probablemente decaerá y el peso económico del gigante Brasil podría llenar el vacío en el nuevo equilibrio diplomático de la región.

Chávez, de 58 años, deja un legado mixto de problemas económicos y polarización política en casa, pero para muchos países latinoamericanos y caribeños él brindó una ayuda financiera vital y dio voz a las aspiraciones regionales de superar más de un siglo de influencia estadounidense.

Con la muerte de Chávez, desaparece uno de los políticos más influyentes y polémicos de América Latina de las últimas dos décadas. Además, deja en el aire el futuro del movimiento populista creado en torno a su figura, con el reto de llenar un vacío inmenso.

Con el ascenso democrático de Chávez a la presidencia, en 1999, Venezuela vio nacer una nueva era en su política y sus relaciones internacionales.

Chávez, que alguna vez participó en un fallido golpe de Estado, fue un entusiasta exparacaidista famoso por sus largos discursos sobre temas tan variados como las maldades del capitalismo o la forma correcta de ahorrar agua durante la ducha.

El ex comandante fue un gran revolucionario en el proceso de unir a los países del ALBA, el cual fue su mayo prioridad desde que tomo el mando en su pais.

Chávez inició un ambicioso plan para reconstruir Venezuela, uno de los principales países productores de petróleo,

y transformarlo en un Estado socialista a través de la llamada Revolución Bolivariana, que tomó su nombre del ídolo de Chávez, Simón Bolívar.

Chávez consideraba al exlíder cubano Fidel Castro como su mentor, y alineó a su país con Irán y otras naciones que se oponen a Estados Unidos. Cuba pierde a Chávez, el benefactor, cuya provisión de crudo a precios por debajo del mercado podría estar en riesgo bajo un nuevo gobierno.

Chávez no fue el tigre antiimperialista que presumía ser. Probablemente él mismo era consciente de que su batalla contra Washington se libraba, casi exclusivamente, en el campo de las palabras. Nunca se comprobará hasta dónde hubiera sido capaz de llegar en el caso de haber encontrado en EE UU un enemigo a muerte, como le ocurrió a Fidel Castro.

Un momento crucial para Chávez llegó en abril de 2002, cuando un golpe de Estado lo alejó brevemente de su cargo. Sin embargo, el gobierno interino no pudo consolidar el poder, y en 48 horas, con la ayuda del ejército, Chávez regresó al poder.

Luchó sobre todo por la integración de la mayoría de la población pobre y hasta ahora excluida de la participación real en las decisiones políticas, dijeron sobre el mandatario miembros del Partido de La Izquierda (Die Linke) de Alemania y del grupo socialista en el Parlamento germano.

El fallecimiento del líder de la Revolución Bolivariana ha puesto sobre el tapete un caso de análisis para los expertos, que se debaten entre la Constitución y una sentencia del Supremo que avaló postergar más allá del 10 de enero la posesión de Chávez y reconoció la continuidad de su gestión por ser un presidente reelegido.

Hoy confieso que la muerte de Hugo Chávez Frias debe preocupar a todas Latinoamérica quien no solo dependemos casi exclusivamente para nuestro petróleo, sino que adicionalmente ha sido un país con el que tenemos mucha historia compartida.

 

Mis sinceras condolencias a todo el pueblo Venezolano, y mis mejores deseos para su futuro.

 

No hay comentarios