Compartir

Caribbean Digital

Trípoli,  (PL) Combates entre soldados y miembros de tribus causaron 13 muertos en el sur de Libia, informaron este domingo fuentes del gobierno, coincidiendo con tensiones diplomáticas por el arresto de cuatro miembros de la Corte Penal Internacional (CPI).

Funcionarios de seguridad reportaron cruentos choques en la ciudad de Kufra, cercana a la frontera sur con Chad y Sudán, donde efectivos militares del gobernante Consejo Nacional de Transición (CNT) están desplegados desde febrero pasado, cuando hubo otro brote de violencia.

Los enfrentamientos estallaron a primeras horas del sábado y se extendieron hasta este domingo cuando miembros de la tribu Tubu atacaron Kufra, situada unos mil 100 kilómetros al sureste de Trípoli y habitada básicamente por la etnia Zwai.

Soldados del CNT y líderes tribales Tubu se culparon mutuamente de lanzar el ataque la pasada madrugada, con saldo de tres uniformados y seis civiles muertos en un primer combate con empleo de tanques y ametralladoras automáticas, según algunos testigos.

Un representante de los Tubu aseguró que otras cuatro personas del clan también perecieron, al tiempo que instó al CNT a “hacer su trabajo y detener” lo que describió como derramamiento de sangre inaceptable.

La violencia se intensificó en Libia tras la revuelta popular del año pasado contra Muamar El Gadafi, apoyada por potencias occidentales y que dejó al país sumido en el caos y la ingobernabilidad.

El CNT, golpeado por divisiones internas tras la captura y asesinato de El Gadafi en octubre de 2011, ha sido incapaz de imponer su autoridad en una nación donde milicias de exinsurgentes controlan regiones e instalaciones estatales, y están reacios a desarmarse.

Precisamente, círculos oficiales en Trípoli confirmaron el arresto por la brigada de Zintan de cuatro funcionarios de la CPI, incluida la abogada australiana Melinda Taylor, por llevar documentos “sospechosos” durante una visita al hijo de El Gadafi, Saif Al-Islam, preso allí.

La agencia independiente de noticias Solidarity Press indicó que la letrada trató de entregar el pasado jueves en la cárcel información a Saif Al-Islam y eso se considera un delito que “constituye un peligro para la sociedad libia”, según valoraron dirigentes de Zintan.

Los exsublevados de esa región se niegan a entregar al hijo de El Gadafi, de 39 años, a la CPI para que sea juzgado fuera de Libia y condicionan su transferencia al CNT a determinadas exigencias, lo cual confirma la falta de una autoridad central en el país norafricano.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios

Deja un comentario...