El Ministerio de Defensa de Rusia afirma que EE.UU. cierra los ojos ante las pruebas que demuestran que terroristas atacaron con sustancias tóxicas al Ejército y a la población civil en Siria. 

El Gobierno de EE.UU. “no muestra ningún interés o a menudo simplemente hace caso omiso a los hechos objetivos del uso por parte de los terroristas de agentes químicos en la lucha contra el Ejército sirio y la población civil”.

Al mismo tiempo, los intentos de Washington de acusar a las autoridades sirias del uso de sustancias tóxicas contra la llamada oposición nunca fueron confirmados por hechos reales. El Ministerio ruso de Defensa recordó a la Casa Blanca que las autoridades sirias destruyeron todas las armas químicas.

“Queremos recordar a los miembros de la actual Administración estadounidense que, a iniciativa del presidente de la Federación de Rusia, el arsenal completo de agentes químicos del que disponían las autoridades sirias fue retirado del país en 2014 para su posterior destrucción“, indicó este sábado el ministerio.

Con estas declaraciones las autoridades militares rusas respondieron a las acusaciones infundadas del Departamento de Estado, que asegura que Rusia “utiliza cualquier ocasión para proteger al Gobierno de Al Assad, que sigue empleando armas químicas”.

El proceso de retirada y transporte de más de 1.200 toneladas de agentes tóxicos fue realizado no solo bajo el control total de la ONU, sino también con la participación directa de expertos estadounidenses en todas las etapas.

Además, en enero de 2016 la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó oficialmente la destrucción completa de las armas químicas sirias.

Más información, en breve.

Fuente de noticia