Compartir
El arzobispo Ramón Benito de la Rosa y Carpio y autoridades como el alcalde doctor Gilberto Serulle, encabezan la procesión, del Jueves de Copus Christi, en el Estadio Cibao.

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana.- Miles de feligreses de las diferentes parroquias correspondientes a la Arquidiócesis de Santiago participaron ayer en la procesión de Corpus Christi, quienes desde las primeras horas de la mañana de este jueves se congregaron frente a la Catedral Santiago Apóstol y desfilaron hacia el Estadio Cibao, donde tuvo lugar la eucaristía.

El arzobispo Ramón Benito de la Rosa y Carpio y autoridades como el alcalde doctor Gilberto Serulle, encabezan la procesión, del Jueves de Copus Christi, en el Estadio Cibao.

El desfile fue encabezado por el arzobispo Ramón Benito de la Rosa y Carpio, el padre Carlos Santana, padres, diácono, presbítero, presidente de asambleas y los miles de feligreses que cada año participan de este importante evento que realiza la Iglesia Católica.

Miles de feligreses asistieron a la misa del día de Corpus Chrsti en el Estadio Cibao.

La procesión arrancó a las 7:00 de la mañana tomando la calle 30 de marzo, doblando luego por la avenida 27 de febrero y posteriormente la Imbert, hasta llegar al hogar de las Aguilas Cibaeñas, donde la multitud se congregó, para escuchar la eucaristía.

Desde las 5:00 de la mañana comenzaron  a legar las delegaciones de las parroquias que componen la comunidad eclesiástica de esta arquidiócesis, luciendo vestido, pañuelos blancos y otros accesorios alusivos al Cuerpo de Cristo, que es lo que significa esta celebración.

Como es natural la procesión en la que participan además autoridades civiles y militares, entre ellos el alcalde doctor Gilberto Serulle; el general de la Policía, Juan Ramón de la Cruz Martínez, estuvo respaldada por un dispositivo de seguridad a cargo de agentes de la Policía Nacional y la dirección del tránsito la hicieron los agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte.

Tanto en la caminata como en el interior del Estadio, un amplio dispositivo de miembros de la Defensa Civil, quienes se encargan de dar asistencia a las personas que sufren algún desmayo, debido al calor que para la fecha se registra.

El fuerte calor que se produce en este verano no fue un obstáculo para que hombres, mujeres y niños, provenientes de los diferentes templos católicos para disfrutar de la fiesta que cada año celebra la Iglesia.

HISTORIA

Esta fiesta conmemora la institución de la Santa Eucaristía el Jueves Santo con el fin de tributarle a la Eucaristía un culto público y solemne de adoración, amor y gratitud. Por eso se celebraba en la Iglesia Latina el jueves después del domingo de la Santísima Trinidad.

En los Estados Unidos y en otros países la solemnidad se celebra el domingo después del domingo de la Santísima Trinidad.

La Solemnidad de Corpus Christi se remonta al siglo XIII. Dos eventos extraordinarios contribuyeron a la institución de la fiesta que son las visiones de Santa Juliana de Mont CornillónEl milagro Eucarístico de Bolsena/Orvieto.

Urbano IV, amante de la Eucaristía, publicó la bula “Transiturus” el 8 de septiembre de 1264, en la cual, después de haber ensalzado el amor de nuestro Salvador expresado en la Santa Eucaristía, ordenó que se celebrara la solemnidad de “Corpus Christi” en el día jueves después del domingo de la Santísima Trinidad, al mismo tiempo otorgando muchas indulgencias a todos los fieles que asistieran a la santa misa y al oficio.

Este oficio, compuesto por el doctor angélico, Santo Tomás de Aquino, por petición del Papa, es uno de los más hermosos en el breviario Romano y ha sido admirado aun por Protestantes.

La muerte del Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264), un poco después de la publicación del decreto, obstaculizó que se difundiera la fiesta que fue aceptada en Cologne en 1306.

El Papa Clemente V tomó el asunto en sus manos y en el concilio general de Viena (1311), ordenó una vez más la adopción de esta fiesta. Publicó un nuevo decreto incorporando el de Urbano IV. Juan XXII, sucesor de Clemente V, instó su observancia.

Procesiones. Ninguno de los decretos habla de la procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración. Sin embargo estas procesiones fueron dotadas de indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes en a partir del siglo XIV.

No hay comentarios

Deja un comentario...