Compartir
Como de costubre, muchos acudieron para pedir salud a la Altagracia y otros por agradecimientos.

Caribbean Digital

 

HIGÜEY .– La parte frontal de la basílica de Higüey quedó prácticamente pequeña para la cantidad de devotos que acudieron a la celebración del día de La Altagracia. Muchos tenían incluso dos días durmiendo sobre el césped que adorna los alrededores del templo.

Como de costubre, muchos acudieron para pedir salud a la Altagracia y otros por agradecimientos.
Como de costubre, muchos acudieron para pedir salud a la Altagracia y otros por agradecimientos.

María Altagracia Lebrón, residente en la provincia Bahoruco, llegó a la basílica el pasado sábado con el objetivo de acudir a la misa de hoy.

A pesar de dicha práctica es una tradición en ella, la visita de ahora tenía un motivo especial: una enfermedad en ambos pies que le está afectando la movilidad. Dijo sentirse segura de que sus plegarias fueron escuchadas por la virgen.

Al igual que ella, muchos religiosos acudieron hasta allí para pedirle salud, varios para darle gracias por logros alcanzados y otros por su condición católica.

Durante la celebración del Día de La Altagracia  se oficiaron cuatro misas: dos en español e igual número en creole. Miles fueron las personas que se dieron cita allí, en su mayoría con velones en manos para encenderlo en el interior del templo.

Llegó temprano

El presidente Danilo Medina llegó a las 9:20 am, 40 minutos antes de lo previsto y fue recibido por el rector de la basílica, el padre Evaristo Areché.

 

Fuente: Diario Libre

No hay comentarios