Compartir
Miguel Vargas. Archivo

 Servicios/Caribbean Digital

 

Miguel Vargas garantiza convenciòn democràtica; dice llegò el momento de hablar.

 

SANTO DOMINGO./ El presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas, garantizó este jueves en la tarde que esa organización efectuará su convención ordinaria en los plazos que establecen los Estatutos, y de manera transparente y democrática.

Miguel Vargas. Archivo
Miguel Vargas. Archivo

“Yo soy el principal responsable e interesado en que tengamos una convención democrática en la que los candidatos ganen con el voto mayoritario de las y los perredeístas y no por injerencias de fuerzas extrañas al PRD”, aseguró.

Dijo que la convención ordinaria que elige a sus autoridades será un proceso de alta legitimación que fortalecerá el proceso institucional que realizan las autoridades y que servirá de plataforma al triunfo del PRD en las elecciones presidenciales, legislativas y municipales del año 2016.

Al documentar las razones por las que el proceso convencional debe efectuarse el próximo año, Vargas explicó que si bien él asumió la presidencia del partido en julio de 2009 por un acuerdo de la Comisión Política, fue en el mes de septiembre de ese año que lo eligieron por el voto universal de la militancia, al ganar un plebiscito con más del 96 por ciento.

Recordó que luego de esa primera fase  se produjeron impugnaciones que dilataron  su proclamación hasta febrero de 2014, que es cuando la segunda fase de la XXVII Convención Ordinaria validó en el estadio deportivo La Arena, de Santiago a  las autoridades elegidas.

Expuso que además el artículo 23 de los Estatutos establece que en circunstancias de anormalidad el presidente del partido puede prorrogar hasta por 6 meses la celebración de la convención ordinaria.

Dijo entonces que no pueden existir circunstancias más anormales que las vividas en la gestión de un presidente expulsado del partido, como le ocurrió en la reunión ilegal de la Comisión Política del 1 de junio;  que vivió  el asalto y agresión violenta a una reunión pacifica del Comité Ejecutivo Nacional, cual ocurrió el domingo ante pasado.

Además de la ocupación policial de la casa nacional; la insubordinación de una parte de los directivos del partido y el consecuente proceso disciplinario que hubo de hacérseles, así como las situaciones que obligaron a la dirección del partido a acudir en varias ocasiones primero a la Cámara Contenciosa de la JCE y luego al Tribunal  Superior Electoral.

 

Comandos mixtos PLD-PPH

Al comparecer este jueves en la tarde al espacio Contra Pulso, conducido por el comunicador John Barry, Vargas reveló que comandos mixtos de dirigentes del gobierno peledeísta con dirigentes del sector del pasado candidato presidencial operaron conjuntamente en las elecciones de 2010 para que el PRD no quedara con representación en el Senado de la República.

Explicó que la motivación que unió a dirigentes del PLD y del pasado candidato presidencial a operar  unidos fue el convencimiento de que si el PRD obtenía una representación significativa en la Cámara Alta, él se convertiría en presidente de la República en las elecciones de 2012.

Dijo que esa alianza se mantuvo hasta la convención perredeísta del 6 de marzo de  2012, cuando más 364 peledeístas y reformistas votaron en el proceso interno del PRD para imponer al candidato que entendían más les convenía, como así resultó.

Explicó que la aberración que significó que un partido de gobierno determinara la escogencia de un candidato presidencial de oposición, se produjo porque los principales dirigentes de la Comisión Organizadora de la Convención violaron la regla que disponía excluir del padrón de votación a los militantes de los partidos De la Liberación Dominicana y Reformista Social Cristiano.

Dijo que de todas esas operaciones tiene testimonios que en cada caso ha compartido con destacadas personalidades nacionales, con detalles de cómo fue desde el gobierno que se decidió extender el horario de votación de la convención, y de cómo se le recriminó a los favorecidos que hubo de entregárseles no sólo cuantiosas sumas de dinero sino además  cientos de miles de votantes PLD y PRSC y hasta conminarlos a extender las votaciones, “porque si no les hubiéramos hecho todo eso, Miguel Vargas habría ganado por mucho la convención”.

Vargas dijo que se ha pretendido tomarlo de chivo expiatorio por la derrota del PRD en las pasadas elecciones, pese a que desde su rol institucional, peleó el recuadro número uno de la boleta electoral; hizo una campaña nacional de promoción  a favor del voto blanco; entregó oportunamente 175 millones de pesos de la JCE al candidato;  favoreció que no se incluyera la foto de los candidatos vicepresidenciales, por no quererlo la campaña de Mejía; contribuyó a darle una solución a las dificultades que planteó el candidato perredeísta existían en el centro de cómputos de la JCE, entre otros esfuerzos.

Dijo que el pasado candidato presidencial no tiene cómo explicar que habiendo recibido al partido fuerte y unido, lo que le permitió alcanzar más de 20 puntos porcentuales de ventaja, no fue capaz de ganar o no quiso ganar las pasadas elecciones.

Vargas atribuyó la derrota a que además de no hacer un acuerdo interno, el pasado candidato presidencial se dedicó a unificar al partido de gobierno, a no hacerle propuestas de solución a los problemas que afectaban a los electores y a cometer gravísimos errores, como decir que no honraría las deudas del Estado; que impondría un servicio militar obligatorio a los jóvenes; insultar a los jueces de las altas cortes.

Otros errores fueron el irse a Estados Unidos a decir que el presidente Barak Obama es africano; decir que el líder histórico del PRD, José Francisco Peña Gómez no ganó el poder por ser prieto, feo y pobre;  que los oficiales militares retirados eran unos baña perros; que un respetado jerarca eclesiástico tenía una cuenta de banco oculta en Puerto Rico; y, lo que fue la suma de todos sus errores, decir que las sacrificadas trabajadoras domésticas se roban los filetes de las casas en que trabajan, para llevárselos a sus novios.

“No fue por mi silencio sino por los errores que salieron de su boca; por su incapacidad para unir las fuerzas internas y externas electorado que le dieran la victoria al partido; por no ser capaz de convertir en votos la aspiración de cambio que manifestaba más de un 70 por ciento del electorado por lo que se perdieron las elecciones, pero ocurre que eso es muy difícil de explicar, y como no se puede o no se quiere explicar, entonces se quiso buscar a Miguel Vargas de chivo expiatorio”, enfatizó.

Dijo que él nunca se pronunció en contra del candidato presidencial, como lo hizo Emmanuel Esquea Guerrero, quien dijo en 2004 que no votaría por ese mismo candidato presidencial; o Milagros Ortiz Bosch, quien se limitó a ir al mitin de cierre en Santiago, siendo aún su  vicepresidenta.

Recordó que pasadas las elecciones propuso que el partido  hiciera una consulta nacional, a lo que el pasado candidato presidencial respondió convocando irregularmente una reunión de la Comisión Política, en la que se le hizo un juicio sumario para destituirlo de la presidencia y expulsarlo del partido.

Vargas explicó que se mantuvo en silencio para procurar un ambiente propicio a que el partido entrara en un proceso que lo llevara a amortiguar resquemores y a reencausarse por vías de ajustes y rectificación.

Pero dijo que ahora, cuando se insiste en desconocer las decisiones de los organismos institucionales del partido y desacatar incluso las sentencias de  la jurisdicción electoral nacional, ha llegado la hora de explicarle en detalle a los perredeístas y al pueblo la realidad de los procesos que ha estado viviendo el PRD.

No hay comentarios

Deja un comentario...