Compartir
Vargas Maldonado fue entrevistado por Julio Martínez Pozo, Euri Cabral, Víctor Gómez Casanova, Melton Pineda, María Elena Núñez y José Laluz, en el programa El Sol de la Mañana.

Servicios/Caribbean Digital

 

 

SANTO DOMINGO./ El presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas, afirmó este miércoles que es positiva la política de construcción de aulas y escuelas ordenada por el presidente Danilo Medina, y son justos los reclamos de sueldos dignos para los maestros pero enfatizó que esas iniciativas deben formar parte de una transformación del sistema educativo, que ha sido el objetivo fundamental de financiar la educación pre universitaria con un 4 por ciento del Producto Interno Bruto.

Vargas Maldonado fue entrevistado por Julio Martínez Pozo, Euri Cabral, Víctor Gómez Casanova, Melton Pineda, María Elena Núñez y José Laluz, en el programa El Sol de la Mañana.
Vargas Maldonado fue entrevistado por Julio Martínez Pozo, Euri Cabral, Víctor Gómez Casanova, Melton Pineda, María Elena Núñez y José Laluz, en el programa El Sol de la Mañana.

“Todos los actores de sistema, incluyendo a las autoridades, a los maestros y alumnos, padres y las comunidades debemos asumir que darle al país un sistema educativo de calidad es lo fundamental para combatir la pobreza, impulsar el desarrollo social y económico y generar  bienestar y  prosperidad de nuestro pueblo”, precisó.

Vargas dijo que tanto en educación, como en salud y seguridad social, seguridad ciudadana y otros aspectos fundamentales, los dominicanos debemos seguir modelos como el de Chile, donde sin importar el partido o el presidente que esté en el poder a las políticas públicas fundamentales se les da seguimiento gobierno tras gobierno.

Preguntado esta mañana en Sol 105.6 FM sobre el anuncio el grupo de Hipólito Mejía decidió recurrir al Tribunal Constitucional, como parte del conflicto que vive el PRD, Vargas dijo que es su derecho acudir a la vía judicial, lo cual es preferible a que estén tirando piedras e incurriendo en acciones de violencia, destrucción y saqueo, como las perpetradas al interrumpir violentamente una reunión pacífica del Comité Ejecutivo Nacional, el pasado día 27.

Sobre la posibilidad de diálogo entre la dirección del partido y el grupo de Mejía, Vargas expuso que el diálogo debe ser institucional, en los organismos del partido y sin menoscabo de las sanciones disciplinarias, pues las expulsiones de Mejía y Andrés Bautista y las suspensiones de Orlando Jorge Mera y Geanilda Vásquez forman parte de lo que en derecho se llama el caso irrevocablemente juzgado, lo que se produjo guardando el debido proceso y respetando los derechos fundamentales de los procesados, lo cual hubo de reconocer el Tribunal superior Electoral.

 

Cree proceso puede ser político

Entrevistado por Julio Martínez Pozo, Euri Cabral, Víctor Gómez Casanova, Melton Pineda, María Elena Núñez y José Laluz sobre los procesos judiciales que ha elevado Guillermo Moreno a Leonel Fernández, Vargas dijo que todo el que ejerce funciones públicas tiene que estar dispuesto a defenderse ante cuestionamientos a su desempeño.

Preguntado específicamente si entendía que en la persecución de Moreno a Fernández podían existir motivaciones políticas, no descartó que ese tipo de acciones pudiera procurar la obtención de  ventajas.

En otro aspecto de la entrevista que involucró a Leonel Fernández, Martínez Pozo reveló que el ex mandatario le reveló a él y a Euri Cabral que en ocasión de las conversaciones sobre la reforma constitucional, Vargas se empecinó en que el país no tuviera el modelo norteamericano, de dos períodos presidenciales consecutivos sin que el mandatario pudiera volver a ejercer el poder.

A eso Vargas respondió que sobre ese y otros aspectos tuvieron divergencias, y dijo que el sistema norteamericano funciona muy bien en países donde existen instituciones fuertes, no en caso como el nuestro, donde un presidente candidato y sus seguidores incurren en prácticas  perniciosas, dañinas, de corrupción y uso y abuso de los recursos del Estado.

“Nosotros mismos fuimos víctima de esa situación cuando en procura de reelegirse el presidente Fernández produjo de enero a mayo de 2008 el primer gran déficit fiscal, que alcanzó   56 mil millones de pesos, debido a que se produjo un desbordamiento de los gastos del gobierno  para favorecer su reelección”, argumentó.

No hay comentarios