Compartir
Miguel Guerra.

Caribbean Digital

SANTO DOMINGO, RD.- Miguel Guerra Armenteros fue electo como el decimosexto presidente del Club Atlético Licey, para el período 2013-2015, al obtener la plancha que encabezó 142 votos por 105 frente a su contrincante José Manuel (Josín) Busto Soler, en la Asamblea General Ordinaria realizada esta noche en las oficinas de la franquicia del béisbol invernal de la República Dominicana.

Miguel Guerra.
Miguel Guerra.

Guerra Armenteros, de 45 años, es licenciado en Economía y Ciencias Políticas, con estudios en la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, sucede al doctor Fernando Ravelo Álvarez, en cuyo mandato 2011-13 fungió como vicepresidente ejecutivo. En la directiva azul desde 1994, había ocupado funciones como vocal y tesorero.

Ejercerá la presidencia acompañado del mismo grupo de la directiva saliente, excepto su presidente. El doctor Ricardo Ravelo Jana, es el nuevo vicepresidente; el licenciado Miguel Ángel Fernández repite como tesorero; y el también licenciado Rafael Úbeda Heded se mantiene como secretario; el doctor Domingo Ernesto Pichardo Peña y los ingenieros Jaime Alsina y Víctor Díaz Rúa, vocales; los ingenieros Tancredo Aybar Torres y Federico González, asesores.

Josín Busto, quien tras el proceso aseguró que si la directiva electa necesitara el respaldo, todos los que se inclinaron a su favor están dispuestos a prestar su colaboración, tuvo en su plancha como candidato vicepresidencial al doctor Luís Scheker Ortiz; como secretario, Eric Raful Pérez; de tesorero, Carlos José Martí; de vocales, Emigdio Osvaldo Garrido, Luis Decamps y Juan José Naranjo; de asesores, Edmundo González, Luis García y Miguel Sanz Jiminián.

El elegido se convierte en el primer nieto de un ex titular de los Tigres del Licey que alcanza la presidencia. Su abuelo fue el ingeniero Ignacio Guerra Abreu (1953-54 y 1955-57), segundo presidente en la etapa del béisbol profesional dominicano que comenzó en el verano de 1951 y que en 1955-56 pasó a la época otoño-invernal.

Al conocerse el resultado, Guerra hizo un recuento de su afiliación como liceísta desde niño, a tal punto que mostró el pequeño uniforme que usó a sus tres años y proclamó que “este es un día de regocijo”.

Respecto a los votos que le adversaron, explicó que en un proceso democrático cada quien tiene sus preferencias y derechos, pero que tiene la creencia de que todos acudirán a apoyar al equipo.

Proclamó que ya se ha estado haciendo el trabajo para el próximo torneo invernal con la contratación de Manny Acta como gerente general, a quien se le ha dado todos los poderes; y que ahora espera la unión en el club house y en el terreno.

No hay comentarios

Deja un comentario...