Compartir
Negro Veras. Archivo.
Por Ramón Antonio Veras
 
Ante el fallecimiento de Enriquillo Encarnación, el país ha perdido a un ser humano sumamente útil; modelo de laboriosidad, ejemplo de solidaridad, bondad y comprensión. No  siempre surgen en la vida personas con las condiciones que adornaron a Enriquillo.
 
Cuantas veces en nuestro país se hable de desarrollo, cambio y progreso, se recordará a Enriquillo Encarnación, porque supo poner su capacidad, destreza, dedicación y entrega en todo lo que ha significado bienestar colectivo para la nación dominicana.
 
Desde tierras lejanas le doy mis condolencias y un abrazo caluroso y fraterno a doña Lourdes,  hijos y demás seres queridos de mi inolvidable amigo Enriquillo Encarnación.

No hay comentarios