Compartir
Pedro Quezada, de 44 años de edad.

POR MIGUEL CRUZ TEJADA

 

 

NUEVA YORK._ “A mi corazón, el dinero no lo cambiará” afirmó el bodeguero dominicano Pedro Quezada, de 44 años de edad y flamante ganador de $338 millones de dólares de la lotería Power Ball, organizada en 42 estados de la nación y que venció la posibilidad de 1 entre 175 millones de jugadores.

Pedro Quezada, de 44 años de edad.
Pedro Quezada, de 44 años de edad.

Quezada recibió el cheque simbólico la tarde de este martes en las oficinas de la lotería de New Jersey en el poblado de Lawrenceville ante una batería de medios locales, nacionales y agencias internacionales de prensa, rodeado también por su esposa, la mexicana Inés Sánchez, nativa de Tlaxcala con quien está casado desde hace cerca de 10 años.

“Dios me bendijo con este premio”, añadió el bodeguero criollo. “Todavía no lo puedo creer”, agregó.

Dice que no sabe qué hará con tanto dinero y tampoco si seguirá en Nueva Jersey o regresará a la República Dominicana.

“Dios me sonrió”, repetía una y otra vez el nuevo multimillonario de Estados Unidos. El premio ganado por Quezada es la cuarta mayor cantidad rifada en la historia del sorteo Power Ball.

“Mi familia es pobre, humilde, somos gente trabajadora y ahora miren, imagínense…”, sostuvo el bodeguero que lleva 26 años como inmigrante en Estados Unidos, trabajó en factorías y abrió su propia y humilde bodega en el 2002.

Quezada, nacido en un pueblo del Cibao de la República Dominicana ha prometido ayudar a cuantas personas necesiten de él, incluso, hasta pagar las rentas de alquiler de aquellos que no cuentan con suficientes recursos económicos.

Su familia está en primer punto de su agenda de beneficencia.

Si el ahora millonario decide aceptar un pago único recibirá $221 millones en un plazo de 20 años o de lo contrario $151 millones de inmediato, después de pagar los impuestos federales y estatales.>

Varios de sus siete hermanos estaban con él durante la ceremonia en las oficinas de la lotería.

“Pienso ayudar a toda mi familia e invertir algo en América Latina”, anunció sin ofrecer detalles de sus planes financieros futuros.

Pidió a los medios dejarlo tranquilo después de este lunes, porque sus abogados y consejeros que contrató de inmediato le advirtieron que a partir de ahora, todos sus movimientos tienen que ser privados por razones de seguridad.

“Ya yo no puedo seguir trabajando en la bodega ni mi hijo tampoco”, explicó. “Hay que esquivar a ciertas personas que no son buenas”, agregó.

Desde que se conoció la noticia respecto a que él había sido el ganador, docenas de medios han estado tras él y su esposa en busca de reacciones y más información acerca de su vida como inmigrante.

 

Fuente: Diario Libre

No hay comentarios

Deja un comentario...