Compartir
Los menores en la motocicleta por una avenida de Santiago van tan campante como el whisky aquel.

Redacción/Caribbean Digital

 

SANTIAGO, RD./Un riesgo, un abuso, una irresponsabilidad de los padres y dejadez de las autoridades, constituye el hecho de que cuatro menores de edad transiten en una motocicleta por las vías públicas de esta ciudad ante la mirada indiferente dela AMET(Autoridad Metropolitana de Tránsito Terrestre).

Los menores en la motocicleta por una avenida de Santiago van tan campante como el whisky aquel.

Esta escena es común en un país ausente de autoridad. En una nación que ejecutan las leyes por temporada  o zafra como una forma de recaudar dinero, cuando el conductor no ha sacado el marbete de la placa de su vehículo o no lleva puesto el casco protector.

Ver cuatro jovencitos en una motocicleta es una ilegalidad cotidiana hecha costumbre en el pueblo dominicano, justificada por la crisis económica indeterminada que padece nuestra gente. Pero a eso súmele la ignorancia de las autoridades ante estos acontecimientos abusivos e irresponsables de los ciudadanos.

El chofer y los pasajeros en la motocicleta son menores. El conductor busca la manera de ganarse unos centavos para sobrevivir, mientras los adolescentes pagan cualquier precio por llegar a tiempo al centro educativo.

Esta escena no es tan común en la ciudad, pero usted puede observarla con mayor frecuencia en los campos apartados.

Ojalá y algún día esa práctica termine.

No hay comentarios

Deja un comentario...