Compartir
Mendy López. Archivo

Miguel De Jesús

Especial/Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, RD.– José Arismendy  López, dueño de la voz que nos lleva al Estadio sin ir, es decir, describe cada acción con tanta  claridad y entusiasmo que el oyente desde el carro o la casa imagina que ocupa las gradas del parque.

 

Mendy López. Archivo
Mendy López. Archivo

La media Luna del play es despertada por la Luna que desde el Cielo ilumina el tiempo que lo ha coronado como uno de los grandes.              Su voz se levanta con el polvo del terreno cuando un pelotero se desliza para hacernos cómplices de tal hazaña.

 

Palabras salidas de sus adentros, expresiones creadas al calor de las jugadas, sobrenombres a peloteros  y silencio que nos lleva a reflexión. Solo son partes del amplio armamento  que con permiso dado por Dios convertido en talento posee para hacernos participes de cada historia.

 

Su hermosa voz se convierte en brisa, brisa, que juguetona resuena y acaricia nuestros sentidos embriagándonos de alegría y dándonos sensación de que somos Águilas capaces  de volar por lo más alto de nuestras cumbres.

 

Poeta que nos lleva en las alas de su inspiración al oriente para ver nacer el Sol, su dramatización nos convierte en actores de lo que narra en ese momento, sus variados tonos adornados por susurros nos dan la riqueza de la paz.

 

Su ingenio construye una cárcel que se convierte en prisión grata para los que entramos en ella guiados por los colores de sus inflexiones. “Pimentel”, ciudad del nordeste dominicano solo fue un lugar para nacer, púes hace años trascendió lo local  para ser figura nacional.

 

Su poesía se eleva y  con el viento se esparce por las bastedades vírgenes  de estas tierras bananeras, las flores del altar de lo sagrado ubicado en su Alma nos acarician con los pétalos de las rosas formadas con sus palabras.

 

El es un caminante de justicia, ejemplo de padre responsable, encubridor de romances bajo las estrellas, motivador de sueños anhelados, consejero, sabio y dueño de un Corazón tan grande que sirve de encuentro para todos los que tenemos el privilegio de llamarle amigo o padre.

 

Sus sembrados están ahí, muchas cosechas han sido obtenidas por jóvenes que han seguido sus orientaciones de Maestro y guía. Esperamos por muchos años tener el placer de oírle decir al iniciar la temporada de Beisbol profesional  en cada Octubre.”Hola, República Dominicana y el mundo”

 

Sus ojitos pequeños que apenas se les ven abiertos tienen la claridad divina  de una mirada, en cada arruga de su piel hay una vivencia, en cada abrazo nos transmite  su fe y esperanza, no tiene estilo para narrar, el ha creado un código, código, que no solo lo define como el mejor en radio, sino que nos permite afirmar que no es Locutor ni narrador de Beisbol, Mendy López es un artista con el arte de describir acciones y crearnos el espacio más bello del universo.

1 Comentario

  1. Lo he intentado por años, aunque està al alcance de todos, NO logro alcanzarlo. ¿Es que ha traswcendido tan alto? No lo dudo. Los grandes son asì. Lo conocì en mi Nicaragua natal, tierra de beisbol y que Mendy conociò compartiò aunque por solo un breve tiempo cuando venido a la capital quisqueyana transpiraba el inconfundible olor provinciano. Estuvo en Nicaragua con la decidida decisiòn de narrar beisbol…..pero las circunstancias se lo impidieron. Luego nos enrumbamos hacia destinos diferentes y nos desconectamos, ahora TODO UN SEÑOR del micròfono, apelo a su memoria para ver si en ese GRAN HOMBRE hay algùn espacio para recordar. Atentamente RAMÒN RODRÌGUEZ SALINAS.

Deja un comentario...