Compartir
Hipólito Mejía. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

El Expresidente Hipólito Mejía dijo que los elogios del director del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral a la Junta Central Electoral “llena de indignación a quienes fuimos actores de primera mano en el pasado proceso electoral”.

Hipólito Mejía. Archivo.
Hipólito Mejía. Archivo.
Mejía dice que “la valoración de los hechos que usted ha expresado respecto al proceso electoral celebrado en mayo de 2012 es, sin lugar a dudas, divorciada de la realidad de cuanto allí aconteció, como lo han declarado diversas instancias nacionales e internacionales, dejándonos sin entender las razones de su extraño y compromisorio parecer”.
Daniel Zovatto director del instituto se refirió al prestigio, organización, credibilidad y honradez de la Junta Central Electoral, haciéndolo mientras le acompañaba su Director, el Lic. Roberto Rosario Márquez, tras la firma del mencionado Memorando de Entendimiento, que rubricó en su calidad de Director de IDEA.
 
“Contrario a lo que usted afirma”, dice el Presidente Mejía,” creo que el sistema electoral de nuestro país está muy lejos de ser un modelo a imitar, más bien existe una débil institucionalidad que pone en riesgo nuestra seguridad democrática y crea una situación que debe remediarse a la brevedad posible, evitando así la propagación de este terrible mal a otras latitudes de nuestro hemisferio”.
 
Los conceptos y señalamientos del  ex mandatario forman parte de una comunicación que le dirigiera el Presidente Mejía a Zovatto, a la cual le agregó el informe que enviara a la Organización de Estados Americanos a raíz de las elecciones donde constan todas las violaciones a la Constitución y las leyes cometidas por el gobierno y por la JCE, durante el proceso electoral.
Presidente Mejía recuerda que la JCE dio como ganador de los comicios a Danilo Medina “veredicto que fue el resultado de una cadena de acontecimientos donde se violentaron leyes, reglas y normas de aplicación obligatoria en las naciones que sustentan su existencia en los principios de un Estado democrático y participativo”.
A la luz de la Constitución, los tratados internacionales sobre derechos civiles y políticos y las leyes de la República Dominicana, antes, durante y después de transcurridas estas elecciones, se cometieron irregularidades que alteran el derecho de los ciudadanos a elegir y ser elegidos, así como el resultado de las mismas, en menoscabo de los preceptos legales nacionales y supranacionales que norman y regulan esta materia.
Cuanto usted ha dicho sobre el prestigio, organización, credibilidad y honradez de la Junta Central Electoral, haciéndolo mientras le acompañaba su Director, el Lic. Roberto Rosario Márquez, tras la firma del mencionado Memorando de Entendimiento, que rubricó en su calidad de Director de IDEA, llena de indignación a quienes fuimos actores de primera mano en el pasado proceso electoral.
La valoración de los hechos que usted ha expresado respecto al proceso electoral celebrado en mayo de 2012 es, sin lugar a dudas, divorciada de la realidad de cuanto allí aconteció, como lo han declarado diversas instancias nacionales e internacionales, dejándonos sin entender las razones de su extraño y compromisorio parecer.
 Concluido el proceso, la Junta Central Electoral dio como ganador al candidato del Partido de la Liberación Dominicana, Lic. Danilo Medina. Este veredicto fue el resultado de una cadena de acontecimientos donde se violentaron leyes, reglas y normas de aplicación obligatoria en las naciones que sustentan su existencia en los principios de un Estado democrático y participativo.
 A la luz de la Constitución, los tratados internacionales sobre derechos civiles y políticos y las leyes de la República Dominicana, antes, durante y después de transcurridas estas elecciones, se cometieron irregularidades que alteran el derecho de los ciudadanos a elegir y ser elegidos, así como el resultado de las mismas, en menoscabo de los preceptos legales nacionales y supranacionales que norman y regulan esta materia.
 Contrario a lo que usted afirma, creo que el sistema electoral de nuestro país está muy lejos de ser un modelo a imitar, más bien existe una débil institucionalidad que pone en riesgo nuestra seguridad democrática y crea una situación que debe remediarse a la brevedad posible, evitando así la propagación de este terrible mal a otras latitudes de nuestro hemisferio.
 A seguidas, el texto completo de la carta del Presidente Mejía a Daniel Zobatto:
Santo Domingo, R.D.
18 de mayo de 2013
 
 
Señor
Daniel Zovatto
Director para América Latina y El Caribe
Instituto Internacional para la Democracia
y la Asistencia Electoral (IDEA)
Su despacho.-
 
Señor Director:
 
“La prensa dominicana ha recogido declaraciones suyas sobre el papel de la Junta Central Electoral, bajo la dirección del Lic. Roberto Rosario Márquez, en los últimos procesos electorales dominicanos.
 
“Según diarios nacionales, sus declaraciones tuvieron lugar tras la firma de un Memorando de Entendimiento entre IDEA Internacional y la JCE, para la elaboración y ejecución de planes y programas específicos de trabajo que incluirían investigación, capacitación, asesoría y asistencia técnica, entre otros.
 
“Fue allí cuando dijo que… “Varios de nosotros hemos estado presentes el año pasado y hemos sido testigos de la excelente organización y un muy adecuado y prolijo proceso democrático electoral”; afirmando además que…”Construir instituciones demanda muchísimo tiempo, acabar con las instituciones, afectar su credibilidad, manchar su prestigio es cuestión de muy poquito tiempo y después como Sísifo hay que volver a invertir una enorme cantidad de tiempo para volver a recuperar esa credibilidad”.
“Refirió, igualmente, que tenemos hoy “una Junta Central Electoral que es motivo de orgullo no solamente en el país en lo interno, sino para el país en lo externo, cuyos conocimientos son muy bienvenidos y solicitados”, asegurando también que… “ha sido testigo de la enorme credibilidad que tiene la JCE fuera del país, y resaltó que hace 25 años esa institución sólo recibía asistencia técnica, pero ahora la ha ofrecido a Guatemala, Ecuador y otros países de la región”.
“Cuanto usted ha dicho sobre el prestigio, organización, credibilidad y honradez de la Junta Central Electoral, haciéndolo mientras le acompañaba su Director, el Lic. Roberto Rosario Márquez, tras la firma del mencionado Memorando de Entendimiento, que rubricó en su calidad de Director de IDEA, llena de indignación a quienes fuimos actores de primera mano en el pasado proceso electoral.
“La valoración de los hechos que usted ha expresado respecto al proceso electoral celebrado en mayo de 2012 es, sin lugar a dudas, divorciada de la realidad de cuanto allí aconteció, como lo han declarado diversas instancias nacionales e internacionales, dejándonos sin entender las razones de su extraño y compromisorio parecer.
“Sin embargo, permítame refrescar su memoria con la siguiente información, que recoge algunas de las irregularidades observadas durante las pasadas elecciones:
“Quien suscribe participó en las elecciones para escoger el Presidente y Vicepresidente de la República para el período 2012-2016, en representación del Partido Revolucionario Dominicano y una coalición de fuerzas aliadas, optando a la primera magistratura de la nación.
 
“Concluido el proceso, la Junta Central Electoral dio como ganador al candidato del Partido de la Liberación Dominicana, Lic. Danilo Medina. Este veredicto fue el resultado de una cadena de acontecimientos donde se violentaron leyes, reglas y normas de aplicación obligatoria en las naciones que sustentan su existencia en los principios de un Estado democrático y participativo.
 
“A la luz de la Constitución, los tratados internacionales sobre derechos civiles y políticos y las leyes de la República Dominicana, antes, durante y después de transcurridas estas elecciones, se cometieron irregularidades que alteran el derecho de los ciudadanos a elegir y ser elegidos, así como el resultado de las mismas, en menoscabo de los preceptos legales nacionales y supranacionales que norman y regulan esta materia.
 
“Para ilustrar y sustentar estas afirmaciones, me permito anexarle el informe que enviamos a la Organización de Estados Americanos (OEA) en fecha 29 de mayo de 2012.
 
“Señor Director: como podrá notar en dicho informe las graves irregularidades acontecidas durante ese  proceso electoral hicieron que nuestro país retrocediera a la época de los gobiernos totalitarios. Ante el mundo dimos una imagen de nula transparencia democrática, de opacidad en los procesos legales, inseguridad jurídica y arbitrariedad política que afectaron muy seriamente el sistema democrático y los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución, y que fueron violados sistemáticamente en esas elecciones.
 
“La gravedad de los actos cometidos por el gobierno en procura de alterar la voluntad de los electores, cuya prueba está al alcance de nosotros, pudieron haber sido elementos suficientes para sustentar una demanda contundente de anulación de las pasadas elecciones.
 
“Sin embargo, nuestra decisión fue que el Partido Revolucionario Dominicano y las fuerzas que le acompañaron, incluyendo los movimientos sociales, de intelectuales y sectoriales, así como los partidos políticos que de manera independiente adversaron al oficialismo, aunáramos esfuerzos para trabajar a favor de una nueva legislación electoral que sirva para superar los vicios y peligros a que está siendo sometida nuestra democracia producto de la dictadura constitucional que se ha instalado en el país, a la cabeza de la cual se encuentra Leonel Fernández, junto a sus asociados políticos y económicos.
 
“Contrario a lo que usted afirma, creo que el sistema electoral de nuestro país está muy lejos de ser un modelo a imitar, más bien existe una débil institucionalidad que pone en riesgo nuestra seguridad democrática y crea una situación que debe remediarse a la brevedad posible, evitando así la propagación de este terrible mal a otras latitudes de nuestro hemisferio.
 
“El Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), con su misión de “apoyar el cambio hacia una democracia sostenible  mediante el conocimiento comparativo, y contribuir a las reformas democráticas, influyendo en las políticas y en la política”, revestido de su propósito democrático y su trabajo por consolidar el régimen de libertades y el estado de derecho que ello implica, debería, en cambio, alzar su voz de protesta para remediar la pérdida de los derechos civiles y democráticos, adquiridos con mucho sacrificio por los dominicanos, razón por la cual solicitamos que su organización contribuya con sus aportes y conocimientos a superar los hechos, acciones y circunstancias expuestos en el documento anexo con el compromiso de que nunca más se repitan”.
 
Atentamente,
Hipólito Mejía

No hay comentarios