Compartir
Presidente Danilo Medina.

Caribbean Digital

 

 

SANTO DOMINGO. El presidente Danilo Medina anunció este miércoles la contratación de dos plantas a carbón de 300 megavatios y construcción de 50 minicentrales eléctricas para  incrementar la generación eléctrica.

Presidente Danilo Medina.
Presidente Danilo Medina.

El mandatario anunció una serie de medidas que se pondrán en marcha que a su entender contribuirán a mejorar el problema energético que afecta al país, en lo que llamó Plan Integral para el sector Eléctrico.

Cito que este déficit es producto de tres problemas fundamentales: el primero de ellos es el alto costo de generación, debido a que más del 60% de la energía que producimos proviene de derivados del petróleo.

“Nuestro objetivo es que al final del periodo presidencial podamos dar por resuelto este problema de forma definitiva y encarar una nueva etapa para el desarrollo en nuestro República”, precisó.

“En primer lugar, vamos a hacer un esfuerzo sin precedentes para aumentar la capacidad instalada y modificar simultáneamente la matriz de combustible degeneración. Dicho de otra forma, vamos a producir más energía, y lo haremos a través de fuentes que nos permitan reducir nuestra dependencia del petróleo”, señaló

Medina expuso que el problema eléctrico se arrastra desde hace varias décadas y no existen soluciones sencillas para abordarlo, pero dijo que su gobierno está decidido a actuar con responsabilidad y poner en marcha un plan integral para darle una respuesta definitiva.

“Tenemos la voluntad política y esperamos contar con el apoyo y el consenso de toda la sociedad para deshacernos, de una vez por todas, de este lastre que hasta hoy sigue frenando el progreso en nuestro país. Como muchos saben, nuestro sector eléctrico arrastra un déficit insostenible de más de 100 millones de dólares mensuales”.

Desde la crisis de precios del petróleo del año 2008 al 2011, el gobierno ha transferido por concepto de subsidio al sector eléctrico un monto promedio anual superior a los mil millones de dólares.

Esto significa que en los últimos cinco años el sector eléctrico ha requerido más de cinco mil 500 millones de dólares. Es decir, más de 240 mil millones de pesos.

El segundo problema son las altas pérdidas de las empresas distribuidoras, producto tanto del mal estado de las redes como del robo de energía, que se traduce en cientos de millones de dólares no recaudados cada año.

En tercer lugar, arrastramos también deficiencias en la gestión de las empresas del sector que necesitan ser corregidas.

Esfuerzos

Es verdad que en los últimos años- añadió- se ha realizado un gran esfuerzo en el sector para reducir las pérdidas, aumentar los cobros y optimizar la compra de energía a las generadoras. Además, la tarifa eléctrica aumentó en dos ocasiones entre 2009 y 2011, en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Manfiestó que este esfuerzo se ha diluido por los altos precios de compra de energía que enfrentan las empresas distribuidoras, muchos de los cuales están determinados por los contratos existentes.

El madatario señalo que que teniendo en cuenta todo esto, la estrategia integral que hemos diseñado para el sector consta de tres pilares, que dan respuesta a cada uno de los tres retos que enfrentamos.

“En primer lugar, vamos a hacer un esfuerzo sin precedentes para aumentar la capacidad instalada y modificar simultáneamente la matriz de combustible degeneración. Dicho de otra forma, vamos a producir más energía, y lo haremos a través de fuentes que nos permitan reducir nuestra dependencia del petróleo”, manfestó.

De acuerdo con las proyecciones de crecimiento económico del país, los cálculos realizados nos dicen que en el 2016 deberíamos tener instalada una capacidad efectiva de 3 mil 800 megavatios. Eso significa que debemos instalar alrededor de mil 500 megavatios adicionales.

Considerando las actuales tecnologías y combustibles disponibles, estas nuevas facilidades deberán incluir plantas de ciclo combinado a gas natural, plantas a carbón, y plantas en base a energías renovables, que demandarán inversiones por más de 3 mil millones de dólares, solo en el sector de generación.

En concreto, nuestro Plan incluye las siguientes acciones, que reducirán el déficit del sector entre 600 y 800 millones de dólares.

Como primera medida, se dará inicio de manera inmediata a los procesos para la contratación por parte del Estado de la construcción de dos plantas a carbón de 300 MW cada una. Además, vamos a concluir las negociaciones para la adquisición, y el suministro de gas natural a precios que hagan viable la instalación de dos Ciclos Combinados de 300 megavatios a gas natural.

Simultáneamente, vamos a facilitar la optimización de los recursos existentes, ya sean de carácter privado o de propiedad mixta, para ampliar la capacidad instalada en al menos 600 megavatios más a gas y/o carbón.

Además, vamos a finalizar los proyectos de pequeñas hidroeléctricas, que están en marcha. Iniciaremos en un esfuerzo conjunto con el Programa de Pequeños Subsidios del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, la construcción de 19 minicentrales hidroeléctricas comunitarias. Esto nos permitirá hacer llegar el suministro por primera vez a más de 2 mil 100 familias de áreas montañosas del país.

El plan previsto hasta 2016 contempla la construcción de 50 minicentrales, que llevarán luz y progreso a un total de 5 mil 500 familias de nuestras zonas más apartadas.

Paralelamente vamos a invertir alrededor de 224 millones de dólares en proyectos de Transmisión.

Esto incluye la finalización de líneas como Julio Sauri -Paraíso o el Cruce San Juan.

La construcción de subestaciones en Dajao, Herrera, Arroyo Hondo, San Juan de la Maguana, Cruce Cabral, San Cristóbal y Hato Mayor, entre otras.

El segundo gran pilar de nuestro plan, son la medidas destinadas a reducir las pérdidas. Y aquí es importante resaltar, que hay dos tipos de pérdidas. Por un lado, existen pérdidas técnicas, que vamos a afrontar con la puesta en marcha de un plan de expansión, que supondrá una inversión de 220 millones de dólares, para el cual ya se ha identificado financiamiento con Agencias de Exportación y Organismos Multilaterales.

Este plan, que nos permitirá garantizar la calidad del servicio, incluye la construcción de 21 nuevas subestaciones de distribución, y la ampliación del calibre de los conductores de 900 kilómetros de redes de media tensión.

Sin embargo, y esto es algo en lo que me gustaría detenerme, hay un enorme caudal de pérdidas mensuales, que no son técnicas. Que son, digámoslo claramente, producto del hurto y de la irresponsabilidad de los usuarios.

Y en este sentido, quiero hacer hoy un llamado a todos los dominicanos y dominicanas. La solución al problema eléctrico no llegará mientras no tomemos conciencia, cada uno de nosotros, de la importancia de nuestra contribución.

Es cierto, y el gobierno así lo asume, que hay sectores de escasos recursos, que necesitan ser subsidiados para recibir energía. El gobierno va a continuar apoyando a esos sectores, no les quepa duda a nadie.

Pero también es cierto que hay otros muchos usuarios, que podrían pagar por el servicio y, sin embargo, están haciendo un uso indebido de los recursos. Hablamos de cientos de millones de dólares, que podrían ser invertidos en nuevas instalaciones, en mejor tecnología y en abaratar costos, y que sin embargo, se quedan cada año en los bolsillos de usuarios, que maliciosamente, deciden no pagar.

No podemos permitir, que esa situación de impunidad continúe. Es necesario afrontar este asunto con responsabilidad. Ya no sirve la excusa, de que el servicio no es bueno, y por eso no lo pago. Desde el gobierno estamos decididos a romper esa espiral, pero necesitamos también, que se genere un cambio de actitud, en la cultura de la población.

“Nos comprometemos, desde hoy, a iniciar las inversiones necesarias. Vamos a mejorar el suministro, la atención, y los costos de generación, pero también vamos a reforzar la vigilancia, para terminar con los abusos”, dijo.

La meta que nos hemos propuesto, es llevar las pérdidas del 36% actual a un 25% al final del año 2016.

Para que se hagan una idea de lo que perdemos anualmente, por aquellas personas que consumen energía y no la pagan, solo esa reducción del 11% en las pérdidas, significará una recaudación adicional de cerca de 200 millones de dólares anuales.

Las acciones que vamos a desarrollar, se enfocan en dos frentes fundamentales: en primer lugar, implementaremos una moderna Plataforma de Tele-medición en las Distribuidoras, que incluirá un software de última generación, así como la instalación de 500 mil nuevos tele-medidores y 43 mil equipos de medida para macro-mediciones. Esto permitirá, monitorear y controlar la energía servida a los clientes industriales, comerciales y residenciales, localizados en los grandes centros urbanos de todo el país.

En segundo lugar, rehabilitaremos las redes eléctricas e instalaremos 700,000 nuevos medidores a clientes ubicados en circuitos suburbanos y municipios donde se registran los mayores niveles de pérdidas del país. Aplicaremos soluciones técnicas y comerciales, para reducir el fraude y ampliar la continuidad del servicio a 24 horas, apoyados en una gestión social, enfocada en educar y comprometer a las comunidades, con el cambio de cultura del pago del servicio eléctrico.

Toda esta transformación implicará comprometernos con un plan de inversión de cuatro años, a razón de 145 millones de dólares por año, que será agenciado, con la banca multilateral y agencias de exportación.
Revelo que el tercer pilar del plan integral para el sector eléctrico, la mejora en la gestión de las empresas del sector, incluye acciones en cuatro ámbitos fundamentales: comercial, financiero, tecnológico y legal. Las reformas abarcan desde mejoras en la recaudación y la calidad del servicio, hasta estrategias para maximizar la capacidad de financiamiento, optimización de las estructuras tecnológicas y creación de mecanismos legales para sancionar a quien viole la ley.
Fuente: Diario Libre

 

Texto completo del discurso de Medina

No hay comentarios