Compartir
El doctor Carlos Escudero junto al director del hospital, doctor Luis Danilo Pichardo Matos y otros participantes de la conferencia.

Caribbean Digital

Un especialista español expresó su disposición de colaborar con la República Dominicana en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, a fin de contribuir con los esfuerzos que se realizan en el país para enfrentar esta enfermedad, que provoca numerosas muertes a nivel mundial.

El doctor Carlos Escudero junto al director del hospital, doctor Luis Danilo Pichardo Matos y otros participantes de la conferencia.
El doctor Carlos Escudero junto al director del hospital, doctor Luis Danilo Pichardo Matos y otros participantes de la conferencia.

El doctor Carlos Escudero Severín, patólogo, del Consorcio Sanitario del Alijarafe, y quien pertenece a la compañía biotecnológica Gennova Scientific, S. L, de Sevilla, afirmó, asimismo, que en los últimos 15 años se han logrado grandes avances en el tratamiento de esta patología y ha aumentado la esperanza de manera significativa para quienes la padecen.

El galeno ofreció una conferencia sobre “El Estudio Inmuno-histo-químico del Cáncer de Mama”, en el salón Multiuso del Hospital Marcelino Vélez Santana, en la que ofreció detalles sobre los avances que se han obtenido en los últimos años.

La actividad fue encabezada por el director general del hospital, general de brigada médico neurólogo, doctor Luis Danilo Pichardo Matos; el director médico, doctor Juan Alvarez Vargas; el sub-director médico, doctor Marcelo Puello Vales, jefes de servicio y otros servidores del centro de salud.

 

“Hemos ofrecido en la parte final de la charla nuestro grupo de trabajo. Hemos ofertado el que puedan tener la oportunidad de mandarnos casos de República Dominicana, para que nosotros hagamos esos estudios, y con eso poder ayudar en el desarrollo y en la mejoría, sobre todo, para la paciente”, explicó el especialista.

 

El doctor Escudero Severín dijo que el cáncer de mama es una enfermedad global que ha tenido una incidencia muy alta en todos los países del mundo, y señaló que “hoy en día los avances, tanto clínicos como quirúrgicos, los servicios de anatomía patológica y los estudios inmuno-histo-químicos y moleculares, han cambiado un tanto las perspectivas que se tenían hace unos años”.

En ese sentido, afirmó que se ha avanzado bastante, sobre todo con la llegada del tamoxífeno, un medicamento que se emplea como terapia, que ha revolucionado el tratamiento, ya que ha disminuido la residiva (reaparición) y ha mejorado la supervivencia, por lo que ahora las mujeres viven mucho más.

Señaló, sin embargo, que uno de los graves problemas que enfrenta la ciencia respecto a esta enfermedad, es que no se ha encontrado una causa única, que ayude a la prevención, ya que la etiología del cáncer de mama es multifactorial, aunque en algunos casos hay factores que influyen, como la obesidad y el tabaquismo, que pueden ser modificados.

 

“Es un problema de índole mundial, tanto el cáncer de mama en la mujer y el cáncer de pulmón en el hombre. En el cáncer de mama las hormonas están comprometidas y, en el cáncer de pulmón, el tabaco. Esos factores que a nivel mundial son conocidos, influyen en la patogénesis de la enfermedad”, apuntó.

Consideró muy importante individualizar cada caso, a fin de que los tratamientos sean personalizados y se pueda lograr un mayor éxito terapéutico.

Durante su intervención, el doctor Escudero Severín habló acerca de los inmuno-fenotipos, los distintos cánceres de mama, los tratamientos individualizados de las mujeres, así como de los estudios genéticos que hay disponibles en la actualidad sobre esa enfermedad.

Las últimas investigaciones realizadas por la organización MacMilan Cáncer  Support, España tiene la tasa de mortalidad por cáncer de mama más baja en Europa, registrando alrededor de 16 muertes por cada 100,000 de la población femenina al año, en comparación con la media del continente, que es de 23.9.

 

Otros países con mayores tasas de mortalidad son Portugal, Chipre y Finlandia, con 19, 20.3 y 20.6, respectivamente, mientras que en Irlanda se registra la tasa más alta, con 31 por cada 100,000, según la organización.

No hay comentarios