Compartir
Se habla de disfonía cuando es afectada la calidad de la voz, pero la persona no pierde la capacidad de emitir palabras, si la pierde se llama afonía. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina.

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./La ronquera o disfonía preocupa mucho a la persona porque le dificulta la articulación de la palabra hablada y la preocupación es mayor si el afectado es un comunicador social que trabaja en la radio o televisión.  También sufren a menudo de este trastorno los profesores que no saben manejar su voz y abusan de ella.

Se habla de disfonía cuando es afectada la calidad de la voz, pero la persona no pierde la capacidad de emitir palabras, si la pierde se llama afonía. Archivo.

Se habla de disfonía cuando es afectada la calidad de la voz, pero la persona no pierde la capacidad de emitir palabras, si la pierde se llama afonía.  Por esa razón cuando hay ronquera debemos referirnos a disfonía y no como afirman muchos, al tratar el tema, que alguien está afónico.

CAUSAS

La gripe es una causa muy frecuente de disfonía.  También el abuso y mal uso de la voz puede provocar ronquera muy a menudo.  El consumo del tabaco y alcohol producen esta afección de la voz con mucha facilidad.

Diferentes tipos de inflamaciones de la laringe causa ronquera y a veces a repetición muy cercana.  El cáncer de laringe puede ser una causa importante de ronquera.  Algunos trastornos de la glándula tiroides. Sobre todo los bocios que por su tamaño producen compresión del tejido circundante.

Hay una disfonía que es producida por contracción (distonía) de los músculos que controlan las cuerdas vocales.   También vemos a individuos con este problema como única manifestación de un trastorno psicológico y este diagnóstico lo hacemos cuando no hallamos una causa orgánica de la enfermedad.

La disfonía puede ser una manifestación de cáncer de tiroides, de laringe o cualquier otro que produzca compresión de las cuerdas vocales.  Por eso es tan importante investigar su causa en personas con ronquera frecuente.

MANEJO

Los gargarismos de sal con limón y miel pueden ayudar en casos leves de disfonía. También la infusión de la hoja de maya que por la presencia en ella de bromhexina beneficia bastante al afectado.  De la misma manera podemos preparar la infusión de las hojas de salvia que ayudará mucho por su alto poder antiinflamatorio.

Es recomendable hacer ejercicios de rehabilitación de la voz con el objetivo de sacar el mayor provecho de este recurso.  También debemos reducir el esfuerzo al usar la voz.

Evitar el consumo de tabaco puede retornar a la normalidad la capacidad de fonación de la persona afectada por disfonía.

Si la ronquera es permanente y no cede a los tratamientos médicos se recurre a la cirugía y actualmente, según una investigación publicada por la BBCde Londres el 21 de agosto de 2012, realizada por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), se propondrá muy pronto este método, para el manejo del trastorno, que consiste en la aplicación de una inyección en las cuerdas vocales de un gel llamado polietilenglicol 30, una sustancia sintética de gran elasticidad que promete reparar las cuerdas vocales en las personas que han sufrido de este mal como consecuencia de una cirugía, traumatismo o uso incorrecto de la voz.  Esto ha sido probado en animales y los resultados son muy buenos.  Se espera que los seres humanos se beneficien de esta nueva terapia.

PREVENCIÓN

Para evitar este problema debemos aprender a usar la voz y así conseguir un mejor rendimiento del aparato de fonación.

Evitar el consumo del tabaco y no abusar del consumo de alcohol puede ayudar a mantener en buen estado la voz.  También debemos evitar hablar en exceso.  Si hay bocio debemos ponerle tratamiento para que no llegue a producir fenómeno de compresión y cauce ronquera.

 

No hay comentarios