Compartir
El político y sociólogo, al encabezar un encuentro-cena con los miembros de la prensa de Puerto Plata.

Servicios/Caribbean Digital

PUERTO PLATA, RD/ “Si algo me duele del presidente Leonel Fernández es que ha sido muy permisivo con la corrupción”, la afirmación es del doctor Max Puig, señalando que el actual mandatario debió enfrentar este mal  para evitar las graves secuelas sociales que genera en contra del desarrollo y el sosiego del pueblo dominicano.

El político y sociólogo, al encabezar un encuentro-cena con los miembros de la prensa de Puerto Plata.

Puig, candidato presidencial de la Alianza por la Democracia, citó el sicariato y el narcotráfico como dos elementos generados por la tolerancia con la corrupción.

El político y sociólogo, al encabezar un encuentro-cena con los miembros de la prensa de Puerto Plata, sostuvo que aún no somos México y advirtió:

“No podemos permitir que esta situación que atormenta a toda la sociedad siga tomando cuerpo; estamos a tiempo para evitarlo, y esto que digo es la opinión de muchos dominicanos y dominicanas, aunque no lo expresan públicamente”

Dijo también que la República Dominicana transita un rumbo equivocado debido a que el actual gobierno y las demás gestiones gubernamentales se han dedicado a priorizar la política monetaria y la política tributaria olvidándose de la producción de riqueza, la creación de empleos de calidad y de mejorar el ingreso de la gente.

“Por esta razón no podemos permitir que siga el que está ni que retorne el que estaba porque ambos se sustentan en el mismo modelo de crecimiento económico con injusticia social”, puntualizó.

Aseguró que se necesita un gobierno de sangre nueva, ideas nuevas, gente nueva y partido nuevo y con principios basados en el socialismo.

Precisó, además, que de nada sirve establecer un mercado repleto de bienes y servicios si la mayoría de los consumidores no tienen empleos que les permitan generar ingresos y de esta manera tener dinero para comprar.

Señaló que los gobiernos en los últimos 50 años han prestado mayor atención a invertir en las cosas y no en los seres humanos, y puso como ejemplo la erogación de más de 80 mil millones de pesos en la construcción del metro, mientras quienes dirigen el Estado se niegan a disponer mil millones de pesos para cumplir para eliminar el analfabetismo        en la República Dominicana.

¨Yo me vestí de amarillo y salí a la calle a defender la demanda del 4% para la educación aun siendo ministro de Trabajo porque siempre he estado involucrado en la lucha a favor de las mejores causas del pueblo dominicano. No importa la circunstancia en que me encuentre, siempre he sido coherente con mis ideas  progresistas, mi vocación democrática y mis principios de izquierda”, subrayó.

Dijo, asimismo, que debe hacerse más desde el gobierno para defender la vida y los  derechos de las mujeres.

Significó que las estadísticas señalan a la República Dominicana como el país que más maltrata a sus mujeres en toda América Latina.

Dijo que en un gobierno presidido por él tendrá como prioridad la integridad física y moral de la mujer, al tiempo que hará respetar la igualdad  de derechos de las mujeres con relación a los hombres.

Dijo que hay 230 mil mujeres dedicadas al trabajo doméstico sin seguridad social, y 20 mil hombres en esta misma condición, “lo que pone al desnudo la injusticia social que caracteriza al actual modelo político, económico y social”.

Precisó que en la República Dominicana se cometen abusos contra las mujeres en bares, restaurantes, supermercados, tiendas  y  bancas de apuestas.

Dijo que en una cantidad considerable de estos establecimientos, se someten a las mujeres a largas tandas laborales sin las más mínimas condiciones y no se les paga las horas extras.

Agregó que a las mujeres se les deben respetar sus derechos sexuales y reproductivos y sólo ellas deben decidir sobre su condición de embarazo, al tiempo de condenar la expulsión de una adolescente de la escuela por resultar embarazada.

La actividad de Puig con los comunicadores de La Novia del Atlántico se llevó a cabo en el restaurante Todo Pollo, y el candidato presidencial estuvo acompañado de su madre, la profesora Elvia Miller viuda Puig, Juan Carlos Morales, Hugo González López, José Jacobo, Lupo de Lemos, Juan Tomás Llibre, el profesor Yoanny Ferreira, Olmedo Céspedes y  Nancy Báez, así como los sindicalistas Ramón Ramírez y Agustín Vásquez, entre  otros.

También acompañaron al candidato presidencial apedeísta el doctor Carlos Sánchez, secretario general, Andy Mieses, director nacional de prensa de la campaña, Jhonny Cambero, secretario general de la dirección municipal  y Eladio Martínez, coordinador de campaña provincial, entre otros.

No hay comentarios