Compartir
Celso Marranzini. Archivo.
Caribbean Digital
Fuente: Diario Libre
SANTO DOMINGO.- Tanto Celso Marranzini, vicepresidente de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), como Antonio Almonte, presidente de la Comisión de Energía del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) coincidieron en que la prioridad del sector es mejorar los cobros y no aumentar la tarifa a los usuarios.

Celso Marranzini. Archivo.

“Yo personalmente no quiero aumento de tarifa porque como empresario sé que eso afecta el negocio”, afirmó Marranzini, quien agregó que una decisión de esa naturaleza “aumenta el fraude” y dificulta que las personas que quieren regular su situación, persistan en la ilegalidad.

Almonte explicó que el PRD se opone al aumento de tarifa porque no hay razón para que los clientes paguen las incompetencias operativas de las Empresas Distribuidoras de Electricidad, que dejan de cobrar el 30% de la energía que compran a los generadores.

Al participar en forma conjunta en el programa “El Bulevar con Pablo McKinney”, por CDN 37, ambos expertos también coincidieron en que sin importar que partido esté en el poder, es necesario buscar formas de generación de energía de fuentes más baratas que el petróleo.

Almonte sostuvo que lo ideal es construir plantas a carbón, que es el combustible más barato y estable. Marranzini de inmediato respondió que convencidos de que esa es una realidad, la CDEEE se propone licitar 600 megavatios de energía a carbón tras considerar que fue un error no haber continuado el plan de llevar las Itabo a cinco plantas a carbón.

Habla Marranzini

A juicio de Marranzini, durante su gestión se ha logrado aumentar la generación y el número de clientes, que han pasado de 800,000 en el año 2006 a 2, 150,000 a diciembre de este año, de los cuales hay un millón que dispone de 24 horas de energía.

El funcionario admitió que hay dificultades serias en el sector debido a que la matriz de generación sigue dependiendo mucho del petróleo, aunque ya hay un 27% de generación a gas natural y se ha iniciado la eólica.

No obstante, para Marranzini está claro que”el problema es generar el efectivo suficiente” para poder asumir los costos del sector, para lo cual lo fundamental es optimizar la parte de distribución.

“Lo primero es cobrar, pues no puedo vender algo si no lo cobro”, apuntó el vicepresidente de la CDEEE, quien aseguró que ha habido inversión para recuperar esa área, pero no la suficiente porque había un descreimiento en la capacidad de tener éxito.

Con relación a la falta de medidores, que alcanza a 1, 200,000 usuarios, Marranzini dijo que están cobrando a los clientes en base a carga hasta que se pueda instalar esos contadores.

Informó que dispone de los recursos para instalar 65,000 medidores mensuales hasta julio del próximo año.

Reveló que los barrios con servicios del Programa de Reducción de Apagones (PRA), donde el pago era casi nulo, hoy se cobra el 60% de la energía servida.

Citó el caso del sector Los Alcarrizos, en Santo Domingo Oeste, donde las perdidas eran de 90%, pero ya están en 12%.

“El gran enemigo nuestro es el petróleo”, apuntó Marranzini, quien dijo que el precio promedio ha sido de 100 dólares el barril.

En cuanto al subsidio, el funcionario afirmó que este año es de 750 millones de dólares, pero de estos solo 250 millones van a la ineficiencia del sector, pues 500 millones van a la diferencia entre la tarifa que se cobra y la real.

Habla Almonte

De su lado, Antonio Almonte, dirigente del PRD, dijo que cuando el presidente Leonel Fernández volvió al poder en 2004 se embarcó en incrementar la generación y renegociar los contratos, pero se descuidó la eficacia en el cobro de las distribuidoras.

“Hicieron una propaganda de la generación”, apuntó Almonte, quien agregó que al mismo tiempo se descuidó el cobro de las distribuidoras.

Dijo que si las distribuidoras no pueden medir la energía que sirven a los usuarios, no pueden facturar ni cobrar. “La pérdida por falta de facturación refleja la incapacidad para cobrar de las distribuidoras”, agregó.

Sostuvo que no se ha hecho la inversión necesaria en la capacidad operativa de cobrar y “si no hay inversión sostenida, habrá un déficit siempre de un 30 a 35%”, porque “la sostenibilidad del sistema eléctrico pasa por capacidad de cobrar”.

Almonte expresó que en el PRD hay un compromiso de mantener las políticas de recuperación de la transparencia y la eficiencia del sector eléctrico.

´ “En la gestión de Marranzini se ha hecho un gran esfuerzo por despolitizar la gestión en CDEEE”, dijo Almonte, quien sostuvo que la crisis tocó fondo en la gestión de Radhamés Segura, donde hubo desórdenes por miles de millones de pesos.

Manifestó que para atraer capitales e inversiones de calidad, para lograr la confianza del sector privado y de los consumidores, es vital que haya transparencia.

Al abordar el tema del aumento de tarifa a la que se ha comprometido el gobierno frente al Fondo Monetario Internacional (FMI), Almonte dijo que “no se puede pedir aumento de tarifa a una población”cuando el gobierno está botando el dinero en otras áreas de la administración pública.

“El PRD se opone al aumento de la tarifa eléctrica. El problema no se resuelve con aumento de tarifa, posiblemente se agrava”,apuntó Almonte.

Agregó que hasta ahora se ha elevado la tarifa para compensar los déficit de las distribuidoras”, quien reiteró que si el 30% de la energía que compran las distribuidoras no la pueden cobrar, no puede venir a cobrarlas a quienes pagan.

Almonte dijo que en ningún país del mundo se sacrifica al sector eléctrico con elevación de tarifas para resolver un problema de déficit fiscal como quiere hacerlo el gobierno del PLD.

Concluyó que subir nuevamente la tarifa es innecesario porque no se pueden resolver los problemas fiscales creados en otras áreas, pues el sector eléctrico tiene sus propios costos y no puede recargarlos.

No hay comentarios