Compartir
Julio Maríñez. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO./ El presidente dela Comisiónde Control del Partido Revolucionario Dominicano, Julio Maríñez, afirmó este viernes que la insistencia de Geanilda Vásquez por penetrar a la casa nacional de esa organización, constituye una provocación con fines mediáticos.

Julio Maríñez. Archivo.

El también vicepresidente nacional del PRD expone que Vásquez, secretaria nacional de Organización,  sometida por el Comité Ejecutivo Nacional, CEN, ala Comisiónde Control, abjura de sus derechos como dirigente y militante perredeísta al insubordinarse contra la autoridad legítimamente constituida del PRD, luego de formar parte de una ilegal intentona de suplantar al presidente y a otros dirigentes.

“Esta distinguida dama hace tiempo que es parte del laborantismo que opera en los santuarios del Proyecto Presidencial Hipólito, y cuando intenta presentarse a la casa nacional lo hace única y exclusivamente para escandalizar y montar un show mediático que reproduce  la imagen de partido caótico y problemático que ese tipo de práctica proyecta”, puntualizó.

Subrayó que tanto Orlando Jorge Mera, secretario general del partido, y también sometido por el CEN a la Comisiónde Control, deben acatar  la institucionalidad de esa organización, ya que no tiene ningún asidero político, legal o moral su postura de insubordinación a la autoridad que representa Miguel Vargas como presidente.
Recordó a Jorge Mera y a Vásquez que la reunión en que se pretendió desconocer y usurpar la autoridad de Miguel Vargas fue una actividad ilegal, cuyos organizadores incurrieron hasta en delitos comunes para montarla, como es la falsedad en escritura y otras violaciones al Código Penal, a los Estatutos del PRD e incluso a la Constitución de la República.
Maríñez ratificó su criterio de que Jorge Mera y Vásquez cometieron un grave error al sumarse a las acciones conspirativas del sector de Hipólito Mejía en contra de Miguel Vargas, creyendo que con el actual presidente del PRD iba a repetirse la historia de los años 2000 y 2004, cuando ese grupo destituyó de la presidencia del Partido a Emmanuel Esquea y a Hatuey Decamps.
Reiteró que los perredeístas entenderán que errar es de humanos y podrán perdonar a Jorge Mera y Vásquez, siempre que muestren arrepentimiento por irrespetar las leyes del partido y de la sociedad, y por haber faltado a una de las más sagradas virtudes humanas, como es la gratitud.

 

No hay comentarios