Compartir
Julio Maríñez. Archivo

Servicios/Caribbean Digital

 

 

El presidente de la Comisión de Control del Partido Revolucionario Dominicano, Julio Maríñez, advirtió este martes que el proceso de disciplina e institucionalización de esa organización “no será negociado“, y dijo que carecen de valor los pronunciamientos de Hipólito Mejía y Orlando Jorge Mera sobre la fecha de celebración de la convención, porque el primero ya no pertenece al partido y el segundo está suspendido como secretario general.

Julio Maríñez. Archivo
Julio Maríñez. Archivo

“Las declaraciones que hagan esos ex dirigentes no pasan de ser ruido artificial, pues decisiones como la celebración de la convención son adoptadas por los altos organismos del partido y no por pretensiones grupales, y mucho menos de personas que por su indisciplina y por promover el caos y la división en el parido, perdieron sus derechos adquiridos “, expresó.

Maríñez dijo que las presiones que hace el grupo capitaneado por Mejía para precipitar la celebración de la convención, sólo procurar que le sean levantadas sanciones impuestas en estricto cumplimiento de los Estatutos y en respeto al debido proceso y preservación de sus derechos.

“Especialmente Jorge Mera sabe que son los Estatutos los que pautan el mes de febrero de 2014 como la fecha inicial para que sea celebrada la convención“, subrayó.

Ilustró que ello es así porque fue en septiembre de 2009 cuando el presidente del partido y las demás autoridades fueron elegidas en base al voto universal de la militancia y en febrero de 2014 cuando fueron proclamados en la Arena Deportiva de Santiago.

Maríñez dijo sin embargo que los periodistas deben tomar nota que sea cuando sea que se celebre la convención, los que adversan a la institucionalidad van a terminar pidiendo prórrogas y inventarse mil pretextos para no competir con un padrón sólo de perredeístas, pues saben que están en minoría.

Expresó que la condición de mayoría de la institucionalidad en el PRD quedó evidenciada cuando los insubordinados no pudieron hacer quórum en su reunión del 1 de junio, al no presentarse a la asamblea institucional para elegir la directiva del bloque de diputados, y al boicotear una reunión pacífica del Comité Ejecutivo Nacional el pasado 27 de enero.

Precisó que a excepción de Mejía, Jorge Mera, Geanilda Vásquez y Andrés Bautista, todos los dirigentes y miembros del partido están en su pleno de derecho de plantear sus posiciones en los organismos, siempre y cuando lo hagan en un marco de respeto a la disciplina y la institucionalidad.

Explicó que “más temprano en el PRD se va a producir un ambiente de armonía y de convivencia fraternal entre la dirigencia institucional y aquellos compañeros y compañeras que no han perdido sus derechos, como en los casos de los sancionados“, puntualizó.

Señaló que todos esos dirigentes podrán ejercer su derecho a elegir y ser elegidos como autoridades del partido y como candidatos y candidatas para los comicios de 2016, incluyendo a los regidores y alcaldes, diputados y senadores y la presidencia de la República.

“Las autoridades institucionales del partido tienen tendidas alfombras de rosa para todos los compañeras y compañeras interesados en participar en el proceso convencional y damos todas las garantías de respeto a sus espacios y a que se les cuenten sus votos“, expresó el dirigente que desde la Comisión de Control inició el proceso disciplinario que concluyó en la expulsión de Mejía y Bautista y la suspensión por dos años de Jorge Mera y Vásquez como secretarios general y de organización.

Maríñez advirtió que las autoridades del partido, con su presidente Miguel Vargas a la cabeza, van a cumplir con el ideal de los fundadores del partido, con su líder extraordinario que fue José Francisco Peña Gómez, y con las generaciones de dirigentes emergentes a las que le van a limpiar el camino rescatando el respeto, el orden y la fraternidad en el PRD.

 

No hay comentarios