Compartir
El senador Manuel Guichardo comparte con algunas madres. Archivo

Miguel De Jesús

Especial/Caribbean Digital

Manuel Guichardo honorable Senador de la Provincia Valverde, tomó carretera y dejó atrás a su madre. Abandonada y sola Doña Thelma Vargas abrigaba la esperanza de ver su hijo mayor retornar justo en el día de las madres.

El senador Manuel Guichardo comparte con algunas madres. Archivo
El senador Manuel Guichardo comparte con algunas madres. Archivo

La centinela de sus sueños  sentía el vacío en su Corazón, su hijo decidió marcharse  lejos del calor de la mujer que le dio la vida. Sus hermanos estaban en el nido original, menos él. Provocando un amor derrochado en la copa de la espera de una madre buena.

Manuel, decidió hacer felices a varias mujeres que durante nueve lunas abrigaron el fruto de sus vientres, primero se fue a tele 12 para dar regalos a las madres de Mao, de ahí hasta Cuca TV de Esperanza ,para finalizar en Trueno F.M emisora de Laguna Salada.

Miles de madres, recibieron el regalo que a lo mejor sus hijos no podían comprar, Guichardo abrazó a todas y las premió sin preguntarle color de partido o credo religioso. La intención era tan clara como el Sol que  ilumina el atardecer de Mao cada tarde.

Decía con emoción un te amo a las dueñas de manantiales de vidas, pintó con los colores más bellos del arcoíris  el Domingo de Mayo consagrado a mamá. Puso flores a sus sonrisas, las vistió de fiesta y con ellas bailó el ritmo divino se su abnegación sin igual.

De manera imaginaria usó acuarela para pintar junto al paisaje a cada señora. Doblegado ante su ternura, Manuel emocionado entre llamadas recibidas convertía sus labios en colmena para entregar con dulzura los regalos.

Quedó demostrado que las damas están vivas en la mente y Corazón de Manuel. Hoy sus manos de hombre de trabajo muy duro en su adolescencia y primera juventud, estrecharon las manos tersa y cálida de  las madres.

Por primera vez un Senador de la Provincia Valverde fuera de época de campaña hace un gesto de tal nobleza. No se sentó a la mesa para comer con su madre, prefirió recorrer parte de  la  Provincia Valverde para poner un rayo de luz a las esperanzas de esas mujeres.

Se entregó por completo, firme y decidido  a las que nos dieron el derecho de nacer. Infatigable caminaba, abrazaba y reía. Sembraba entusiasmo con la misión solo de gente noble que cumplía .

Hoy hizo a la Patria más completa encendiendo la fosforescencia y el afecto entre personas sencillas que lo ven como un sembrador de paz. Manuel Guichardo, el Senador que abandonó su madre en un día especial para volar el vuelo de un grupo de flores con bondad infinita que con la excusa de madre nos dan la vida y el primer sustento.

No hay comentarios