Compartir

Mantener el peso durante las fiestas navideñas no implica privarse de las delicias de la temporada, pero tampoco dejarse llevar por el deseo desenfrenado por comer.

Comer con moderación y saber mezclar los alimentos ayuda a evitar ganar libras

Durante las fiestas navideñas, las familias, compañeros de trabajo y amigos, festejan la llegada del último mes del año con reuniones en las que se brindan alimentos, dulces y bebidas, lo que podría provocar un aumento de peso debido al alto consumo de alcohol y comidas ricas en grasas.

Esta es una situación que preocupa a muchos debido a que desean mantener su peso y les resulta irresistible al paladar, no degustar unas que otras porciones.
Aunque te parezca una “misión imposible”, existen consejos para poder disfrutar de la buena comida sin tener que restringirte demasiado.

Para ello, la nutrióloga Teresa Vega dice que antes de poner algo en el plato, es aconsejable mirar toda la gastronomía y escoger lo que más te gusta comer, pero hazlo en pequeñas porciones, igualmente descarta todo aquello que realmente no se te antoje.
Hacer un plan con las comidas que quieres degustar te permite disfrutar de tus favoritos y evitar calorías extras al elegir todo lo que veas en la mesa.

Para evitar los excesos Vega también sugiere seguir los siguientes pasos:

1. Disminuye el consumo de bebidas alcohólicas azucaradas, como ponches y licores.
2. Trata de mantener la rutina de ejercicio habitual o incrementarla de ser posible. Esto es fácil pues los gimnasios tienden a estar vacíos, lo que nos permitirá hacer nuestra rutina de ejercicio en un menor tiempo.
3. Nunca saltes el desayuno o las meriendas ya que ayudan a mantener nuestro metabolismo activo.
4. Aumenta el consumo de agua. Ingiere un vaso de agua 20 minutos antes de cada comida para eliminar toxinas y saciarnos más rápidamente.
5. Opta por alimentos bajos en grasa. Buenas opciones podrían ser: pavo, pescados y pollo, así como ensaladas verdes.
6. No repitas. Es algo clave para esta época, por más rica que sea una comida, es suficiente servirse una sola vez. Una vez terminado tu plato, párate, conversa con amigos, esto ayuda a no volver cerca del buffet y servirte por gula no por hambre.
7. Evita los postres. Trata de ingerir los frutos secos y las frutas frescas,
eliminando en lo posible los dulces.

8. En lugar de bebidas alcohólicas, toma agua con gas. Esto te ayuda a nivel social a compartir con tus familiares y amigos, y a la vez a digerir más fácil.

Más consejos
Otras de las recomendaciones de los nutriólogos es saber diferenciar los distintos tipos de alimentos para sustituir los que más calorías nos aportan por otros que sean mucho más saludables y nos aporten el mismo sabor. Es importante por ejemplo que no utilicemos mantequillas para cocinar, algo que es muy habitual en esta época del año. Es mejor sustituirla por aceite de oliva que nos aportará ácidos grasos esenciales frente a las grasas saturadas de la mayoría de mantequillas.

Lo mismo sucede con las salsas, normalmente en su elaboración solemos utilizar ingredientes con alto valor calórico como natas, quesos… que lo único que hacen es añadir más calorías al cuerpo. Los alimentos por sí solos tienen buen sabor y no es necesario que los aliñemos con mayonesas ni otro tipo de salsa. Al igual que los postres, no es necesario que utilicemos nata para aumentar su dulzor.

Come despacio y saca buen tiempo para hacerlo: los expertos en nutrición recomiendan a sus pacientes que deben masticar muy bien todos los alimentos, cada bocado debe ser masticado por lo menos veinte veces, esto se debe hacer para que la digestión sea mucho más fácil, y también es importante para que el cerebro reciba la señal de que ya está satisfecho y por lo tanto no tendrás que comer más.

Para mantener tu peso también debes de reducir la ingesta de alcohol.

El alcohol como fuente calórica

El alcohol es una de las principales fuentes calóricas de esta época, y es que está presente en todas las celebraciones de la Navidad. Una buena forma de no aumentar calorías es reduciendo la ingesta de alcohol. Por ejemplo con una copa de vino en cada comida es suficiente, si tenemos más sed es mejor aplacarla con agua u otro tipo de bebida que no nos aporte calorías.

Después de cada comida es muy bueno finalizar con un té o cualquier infusión de hierbas que ayude a hacer la digestión y conseguir que esta se haga de manera liviana para el organismo. Si a esto le sumamos una pequeña caminata después de cada comida lograremos acelerar el metabolismo y conseguir que el cuerpo queme mejor las calorías que añadimos durante este mes.

Teresa Vega, nutrióloga.

Fuente de noticia

No hay comentarios