Compartir
Cristina Fernández. Archivo.

Caribbean Digital

Buenos Aires,  (PL) La mandataria Cristina Fernández instó este martes a sectores políticos y sindicales argentinos a cesar las acciones que buscan desestabilizar al gobierno porque, aseguró, “esta presidenta no es operable políticamente”.

Cristina Fernández. Archivo.

No va a haber extorsión ni agravio que me aparten del camino, afirmó la jefa de Estado durante un acto en la Casa Rosada en el cual presentó el Programa de créditos para jubilados y pensionados Argenta, que -dijo- es una medida más para lograr justicia y equidad y sostener el consumo.

En su discurso, pronunciado en vísperas del paro nacional y la movilización a Plaza de Mayo convocado por el sindicato de camioneros, Fernández admitió que “hay actitudes que cuesta entender desde lo gremial y político”.

Cuando el mundo está embarcado en un Titanic, el bote en que Argentina está aguantando la crisis económica mundial lo hemos construido nosotros, señaló en alusión al proyecto de desarrollo económico con inclusión social iniciado en 2003 por Néstor Kirchner y continuado por ella en sus dos mandatos.

Sin embargo, lamentó, los principales beneficiarios, aquellos que lograron trabajo con sueldos muy superiores, están tratando de pinchar el bote con la lógica del escorpión, “salvo que haya algo más que cuestiones gremiales” detrás de ello, advirtió.

La jefa de Estado argentina afirmó no haber traicionado jamás a los trabajadores y apuntó que “no somos nosotros el problema; el día que no estemos irán por su objetivo, que es lograr mano de obra barata en la Argentina como la tuvieron durante décadas”.

Fernández se refirió también a una de las demandas enarboladas por los camioneros para convocar a la medida de fuerza: La elevación del mínimo no imponible y el impuesto a las ganancias.

Detalló que de más de nueve millones de trabajadores registrados, sólo un 19 por ciento paga impuestos a las ganancias, pues el 81 por ciento no llega a los mínimos imponibles.

Los salarios “se obtienen por la capacidad de presión, de cuanto puedo perjudicar a la sociedad”, dijo antes de precisar que hoy un 19 por ciento de los trabajadores percibe un 41 por ciento de la masa salarial, mientras el 81 por ciento restante se queda con el 59 por ciento de los salarios.

Esta, comentó, sería otra cosa que debería discutirse, porque “no podemos caer en otra inequidad”.

Con relación al programa de créditos Argenta, al cual se destinarán más de mil millones de dólares, detalló que pretende reparar inequidades que se han cometido contra los jubilados y pensionados desde determinados sectores prestamistas.

Los comercios que adhieran a este sistema van a percibir íntegramente el precio de lo que se lleva el jubilado. Por eso les pedimos que les hagan un buen descuento, exhortó.

 

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios