Compartir
Hipólito Mejía y Miguel Vargas.

Por Nelson Peralta

 Especial/Caribbean Digital

Hipólito Mejía parece ser el líder oposición para pelear por equilibrio de poderes.

SANTIAGO, RD./La lucha interna del PRD, concluida las elecciones, no será solo por el control de la franquicia del principal partido de la oposición y el más votado en términos individuales, sino procurar una profunda evaluación de la derrota y renovación de la entidad que incluye sus principales cuadros, que indiscutiblemente iniciará por su presidente, Miguel Vargas.

Hipólito Mejía y Miguel Vargas.

Cuando Hipólito Mejía, anunció  en ese esperado discurso de la noche del martes, que desactivo una posible explosión social,  que asumía apartir de ese momento su rol como el líder de la oposición, tácitamente no solo aceptaba el triunfo de Danilo, sino que enviaba un mensaje que como un “tiro que apuntaba a la cabeza Vargas Maldonado”.

De su lado, la misma noche, pero utilizando su cuenta de Twiter que es un nuevo estilo de la elite económica y de poder político y fáctico, el presidente del PRD, Miguel Vargas, señalaba que haría a Danilo una oposición firme.

En estos momentos se ve un PRD aglutinado a alrededor del liderazgo de Hipólito, quien contra viento y marea llevó a cabo una campaña electoral por la presidencia contra todos los pronostico y concluyó con un 47% de los votos y ganando en 15 provincias, incluyendo once en el Cibao.

También Mejía tuvo en contra el presidente del Partido, porque en todo el trayecto cumplió a penas el formalismo protocolar e institucional de la proclamación del candidato, manejo de los fondos,   distribución a su discreción, pero no se sumo a la campaña, que constituyó un factor negativo, mientras gente suya apoyaba a Danilo y no opinó.

Parece ser sin dudas, que la lucha por el control del PRD comenzará rápido, más urgente de lo que se pensó, porque para Mejía actuar precisa contar con la representación institucional que se la daría el Partido.

No puede perder tiempo el autoproclamado líder del PRD y debe actuar con cautela porque el sector de Miguel Vargas, al parecer es parte de los acuerdos para la “gobernabilidad” de que habla Medina en su propuesta de unidad.

Ahora mismo, el ambiente perredeista es favorable para que Hipólito asuma el control y liderazgo de la entidad, porque es la figura que ha provocado el resurgir del verdadero PRD, de fogosidad, lucha, resistencia y combate.

“A la luz de lo dicho y ante la realidad de que mas de dos millones de dominicanos desafiaron el poder absoluto” en las pasadas elecciones, él asume “su rol como líder de la oposición en defensa del interés nacional y la preservación de la paz y la tranquilidad de la familia dominicana”, agrega Mejía.

Mejía tiene propuestas a la sociedad y las dos más importantes es cuando  Llama a la unidad de los dominicanos “para que trabajar juntos, con la ley de partidos políticos y la nueva ley electoral para que sea “la última vez que se vulnere la voluntad de los votantes.

Es evidente, que estando el PRD bajo el control de Vargas, no hay ninguna posibilidad de que logre estas leyes y hacer una loable oposición, porque ya ha tenido la oportunidad, pero la ha dedicado a la firma de pactos, donde ha sido burlado por Leonel Fernández y el PLD, porque no han cumplido.

El ambiente de tener dominio del Partido blanco es más favorable para Mejía, ya que existe un rechazo casi generalizado en el PRD, contra su Presidente, al  endilgarle la responsabilidad de impedir, por no ayudar al triunfo electoral no de Hipólito, sino de los perredeistas.

Vargas expuso que esa organización mantendrá su coherencia, y a través de su bloque congresual y el empuje de los gobiernos municipales, desplegará el grueso de sus acciones políticas y se nos abocara a la realización de una amplia consulta nacional para revisar el proceso recién transcurrido.

No hay comentarios

Deja un comentario...