Compartir
Ramón Antonio Veras (Negro). Archivo

Por Ramón Antonio Veras

Especial/Caribbean Digital

1.- El lunes 12 de enero de 2009, en Santiago, los Tigres del Licey, derrotaron a las Águilas Cibaeñas, con anotación de 11 carreras por 3; mi equipo quedó eliminado del Todos Contra Todos,   habiendo obtenido sólo 2 triunfos y 16 derrotas.

Ramón Antonio Veras (Negro). Archivo
Ramón Antonio Veras (Negro). Archivo

2.- Al día siguiente de la citada derrota, vía telefónica establecí comunicación   con el benjamín del Consejo Directivo de las Águilas Cibaeñas, y luego de un cordial saludo le dije: “te estoy llamando para decirte que las Águilas en lo adelante   van a permanecer 5 años sin ganar un campeonato en el béisbol profesional dominicano; mi interlocutor me respondió; “doctor, eso no puede ser;   el equipo se recuperará”.

3.- Después de aquella conversación, al inicio de los campeonatos subsiguientes, lo que le había pronosticado a mi amigo al final de la temporada 2008/2009, se lo reiteré en iguales términos a él, así como a otros de mis amigos en el Consejo Directivo de las Águilas Cibaeñas.

4.- El lunes 18 enero de 2013,      al concluir en Santiago el primer juego de la serie final, efectuado entre  Escogido y  Águilas, con pizarra de 10 carreras por 7, en el curso de una recepción en la casa de un amigo común, nos encontramos el benjamín de la directiva y yo; y  hablando del  partido recién finalizado  le manifesté que  las Águilas perdieron esa noche  y,  posiblemente,  serían barridas en la serie,  como finalmente ocurrió.

5.- Al  llegar a su final la  serie  regular  del campeonato  que discurre, 2013/2014,  el día lunes 23 de diciembre 2013, luego de efectuado el draft de nativos e importados, al informarme de los jugadores  seleccionados por  las  Águilas Cibaeñas, llamé, vía telefónica, a los periodistas aguiluchos  Huchi Lora y Nelson Rodríguez, y les dije que no se hicieran ilusiones, que  con los  jugadores  escogidos  como refuerzos por  las Águilas para el  Todos Contra Todos,  no llegaríamos  a clasificar, que seríamos  eliminados.

6.- Al día siguiente del draft, martes 24 de diciembre de 2013, llamé por teléfono al estratega de béisbol, el Vo Nguyen Giap del Consejo Directivo de las Águilas Cibaeñas,   y le ratifiqué lo mismo que ya le había dicho a mis amigos Huchi y Nelson, que las Águilas no clasificaban para competir al final del campeonato. La respuesta que me dio fue: “Negro, estas equivocado, las Águilas van a clasificar”; a lo que le respondí: “los días venideros dirán cuál de los dos tiene la razón; te sugiero pongas en conocimiento al Gurú de las Águilas,   de las opiniones diferentes que tú y yo tenemos de cuál será el lugar a ocupar por las Águilas en el tablero, al final, para que él sirva de árbitro.

7.- El  martes 14 de enero 2014, en horas de la tarde, luego de  recibir la información de que esa noche en Santiago lanzaría por las Águilas, frente a los Gigantes, un importado  recién llegado desde México, llamé por teléfono al distinguido estratega, ya citado, y al  sufrido aguilucho, licenciado  Rafael Emilio Yunen;  les manifesté, en forma de broma,  que en ese momento me encontraba en la funeraria haciendo una reservación para un paciente que está en cuidados intensivos; ambos guardaron silencio.   Las Águilas Cibaeñas perdieron esa noche 6 carreras por 2;   el debutante lanzador mexicano no pasó del cuarto inning, aunque superó a su otro compatriota, también llegado días antes,   que abrió un juego, se enfrentó a cuatro bateadores   y no pudo sacar un out.

8.- El día miércoles 15 de enero 2014, en horas de la mañana, consciente del estado de gravedad de las Águilas, me comuniqué con mi compadre y lesionado aguilucho Nelson Rodríguez, y le manifesté: luego de la derrota del martes ante los Gigantes, es posible que esa noche el Escogido coloque a las Águilas, en una situación de calamidad. Se confirmó mi predicción porque las Águilas fueron blanqueadas- 2 carreras por 0-, no obstante la labor magistral del sunami Carlos Martínez.

9.- El viernes 17 de enero 2014, establecí comunicación con mi amigo, el mismo benjamín a quien había advertido de los 5 años sucesivos sin las Águilas ganar un campeonato, y le dije: aunque anoche vencimos al Escogido, creo que hoy todo puede terminar para las Águilas, porque no olvides que la vida de las Águilas no depende de ellas, sino de que el Escogido logre vencer al Licey.

10.- Como había pronosticado, acaba de concluir el juego que se efectuaba en la ciudad capital, con victoria para el Licey sobre el Escogido, con pizarra de 6 carreras por 1; por vía de consecuencia, todo ha concluido quedando las Águilas eliminadas.

 

Reflexiones

1.- Amor no quita conocimiento. Mi simpatía por el equipo Águilas Cibaeñas no me impide conocer sus debilidades.

2.- Una cosa es lo que yo quiero y otra, muy distinta, lo que pinta la realidad. Mi deseo es que las Águilas Cibaeñas ganen siempre, pero la práctica me demuestra que mi equipo es más débil que sus adversarios.

3.- No creo en brujería, magia ni quiromancia. Los pronósticos que he hecho con respecto a mi equipo han sido el resultado de análisis a la luz de los hechos, de los recursos económicos invertidos en procura de ganar, el material humano en el terreno de juego y las circunstancias que se presentan en un deporte que, como el béisbol, está lleno de sorpresas.

4.- Aunque el equipo Águilas Cibaeñas, es propiedad de una compañía, los dueños no pueden olvidar que los conjuntos de béisbol tienen por base un componente, la simpatía de los fanáticos y, por tanto, hay una parte humana, sentimental, afectiva, sumamente sensitiva, que así como está presente en los corazones, en un momento dado esas inclinaciones   volitivas pueden cambiar en un santiamén.

5.- Después de 5 temporadas consecutivas sin ganar un campeonato, los fanáticos de las Águilas Cibaeñas merecen una explicación pormenorizada, sensata, con altura y sentido autocrítico.

6.- ¿Cuál será el destino de las Águilas Cibaeñas en los próximos campeonatos?

7.- En su oportunidad, habiendo botado el golpe por la prevista nueva derrota, ya más calmado, dependiendo de los movimientos que hagan los dueños del equipo, es posible que pueda hacer nuevas predicciones para el futuro.

No hay comentarios