Compartir
Fuente: Google

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana.- Se pintan como ovejas. Como todo político prometen hasta lo imposible. Pero cuando asumen el poder olvidan de quienes recibieron respaldo, y no obstante a eso, se buscan nuevos amigos.

Fuente: Google
Fuente: Google

Así son los políticos malagradecidos. Se les olvida que los procesos electorales en este país son como los años de los muertos. Se van rapidísimo.

Deambulan durante la campaña buscando todo tipo de respaldo popular y económico. Dan migajas a los que se arriesgaron, pero en cambio, enriquecen a los que dudaron por lo menos en más de una ocasión de su triunfo.

Son políticos pasajeros y con un futuro predeterminado al fracaso. Los hay desde presidentes, congresistas, alcaldes, y concejales.

“Si gano todo va a cambiar. No te preocupes, cuenta conmigo”. Esas son partes de las promesas de todo político aguajero.

Pero a todos se encuentran en la bajadita.

Ya la gente los conoce, aunque aparecen algunos ilusos que todavía creen en esos políticos malagradecidos.

La historia se repite. Se saca uno malo para elegir a otro peor.

Ya no se trata de partidos, sino de personas. Los partidos no cambian, lo hace la gente, por la prepotencia y la avaricia.

No se trata de dar cosas, sino de agradecer. Quien olvida el pasado está condenado a volverse a el.

Aún están a tiempo, malagradecidos…

No hay comentarios