Compartir

Caribbean Digital

 

 

 

CARACAS- (AP).-Con una Biblia en la mano al comienzo de la Semana Santa, la costurera María Muñoz aguardaba pacientemente visitar la tumba del hombre al que considera otro salvador de la humanidad.CHAVEZ

La mujer de 64 años dijo que ya convirtió su humilde hogar de un solo dormitorio en un santuario dedicado al fallecido presidente Hugo Chávez, con bustos, fotos y tazas de café con su imagen estampada. Ahora, agregó, su cuñado está buscando una casa más grande para exhibir numerosas reliquias de Chávez que su familia recolectó durante la carrera política del líder.

“Nos salvó de tantos políticos que vinieron de atrás” dijo Muñoz con lágrimas en los ojos. “Nos salvó de todo”.

Los incondicionales de Chávez lo consideraban una leyenda viviente a la par del libertador Simón Bolívar mucho antes de su muerte el 5 de marzo a causa de un cáncer. En las escasas tres semanas que han pasado desde entonces, Chávez ha ascendido a condición de divinidad en este país profundamente católico mientras el gobierno y los chavistas elaboran una mitología religiosa en torno de su persona antes de las elecciones del 14 de abril para elegir nuevo presidente.

El sucesor escogido por el mismo Chávez, Nicolás Maduro, ha puesto el ejemplo, llamando repetidas veces al extinto presidente como “el Cristo Redentor de las Américas” y describiendo a los chavistas, incluido él mismo, como “apóstoles”.

Maduro fue todavía más allá después que el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa este mes. Maduro dijo que Chávez le había aconsejado a Jesucristo en el paraíso que había llegado la hora de tener un pontífice sudamericano.

El gobierno de Maduro difunde avisos en la televisión estatal que comparan a Chávez con héroes muy venerados como Bolívar y coloca numerosos carteles por toda la capital que muestran la imagen de Chávez y el mensaje “De tus manos brota la lluvia de la vida”.

“El presidente Chávez está en el cielo”, dijo Maduro en un mitin el 16 de marzo en el barrio pobre de Catia, en Caracas. “No tengo ninguna duda de que si algún hombre que ha pasado por esta Tierra hizo los méritos suficientes para que el Cristo Redentor le diera un puesto a su lado, este fue nuestro redentor libertador del siglo XXI, el comandante Hugo Chávez”.

Los chavistas como Muñoz han llenado Venezuela con murales, carteles e imágenes que muestran a Chávez en poses de santidad rodeado de cruces, cuentas de rosario y otros símbolos religiosos.

Un afiche en venta en el centro de Caracas muestra a Chávez sosteniendo una cruz de oro en la mano junto a una frase del Libro de Josué: “Camarada, no temas ni desmayes. Yo estaré contigo cada instante de tu vida”. El original en la Biblia dice “El Señor tu Dios”, y no “Yo”, acompañará a la Humanidad a cada instante.

El líder fallecido había alentado ese tratamiento a medida que impulsaba un elaborado culto a su personalidad y envolvía en mito su propio ascenso al poder, dijo Carolina Acosta Alzuru, profesora venezolana de estudios sobre los medios en la Universidad de Georgia.

Agregó que los sucesores de Chávez esperan que la promoción de esta mitología pueda impulsar la candidatura presidencial de Maduro, que se ha basado casi totalmente en promesas de mantener el legado de Chávez. El candidato de oposición, el gobernador Henrique Capriles, responde que Maduro no es Chávez y destaca los problemas que el mandatario heredó, los cuales incluyen la creciente delincuencia y la inflación.

“Está acelerando la mitificación”, dijo Acosta Alzuru sobre el gobierno. “A veces pienso que la política venezolana se ha convertido en una gran Iglesia. A veces pienso que se ha convertido en un gran mausoleo”.

La maestra Geraldine Escalona opinó que Chávez sirvió a un propósito divino durante sus 58 años sobre la Tierra, entre los que están la promoción de viviendas libres y programas educativos, así como la causa de la unidad latinoamericana.

“Dios lo usó por esto, para unificar nuestro país y América Latina. Yo lo vi como un tipo de Dios”, agregó.

Esa retórica ha disgustado a algunos líderes religiosos y le ha valido el reproche del máximo dignatario de la Iglesia católica venezolana, el cardenal Jorge Urosa Savino, en vísperas de Pascua.

No hay comentarios