Compartir

LOS ÁNGELES. Kris Bryant lucía una camiseta roja estampada con la fase “Días mejores” en el silencioso camerino de los Cachorros de Chicago la noche del domingo.

Esos días mejores tienen que llegar pronto, dado que Bryant, Anthony Rizzo y el resto de los vigentes campeones de la Serie Mundial viajan de vuelta a casa abajo 2-0 ante los Dodgers de Los Ángeles en la serie de campeonato de la Liga Nacional.

“Espero que así sea”, dijo Bryant.

Bryant, Rizzo y Willson Contreras, los tres bateadores que conforman la parte medular del orden ofensivo, se fueron de 11-0 en el partido que perdieron 4-1 ante los Dodgers. El encuentro estaba empatado 1-1 y Rizzo alcanzó la almohadilla con un out en la novena entrada luego que Kenley Jansen lo golpeó en la mano con un lanzamiento. Pero se quedó varado en la inicial porque el venezolano Contreras fue ponchado y Albert Almora Jr. fue puesto out después de conectar un roletazo.

Justin Turner, que produjo las cuatro anotaciones de Los Ángeles, bateó un jonrón de tres anotaciones con dos outs en la baja del noveno para sentenciar la victoria.

Bryant, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 2016, y Rizzo han quedado a deber a la ofensiva desde la entrada inicial del primer partido el sábado en la noche y que los Dodgers ganaron por 5-2.

Bryant consiguió un sencillo y Rizzo recibió base por bolas de Clayton Kershaw, pero se quedaron atorados en sus almohadillas. Ninguno volvió a alcanzar base el resto de ese partido y fueron ponchados por Jansen, quien logró el salvamento después de aplicar cuatro outs y cuatro ponches.

La falta de eficacia ofensiva de los Cachorros continuó el domingo en la noche frente a Rich Hill, y los relevistas tuvieron un desempeño perfecto salvo por el lanzamiento de Jansen que golpeó a Rizzo.

El tercer partido entre ambos equipos se disputará el martes en la noche, en lo que constituye una repetición de la serie de campeonato de la Liga Nacional de 2016. Yu Darvish será el abridor de los Dodgers y Kyle Hendricks el de los Cachorros.

Addison Russell anotó la única carrera de Chicago con un jonrón al abrir la quinta entrada a lanzamiento de Hill.

Las únicas anotaciones de los Cachorros el sábado en la noche resultaron de un cuadrangular de dos carreras que Almora le conectó a Kershaw en el cuarto episodio. Después de eso, Kershaw y cinco relevistas aplicaron 18 outs consecutivos a Chicago.

Bryant y Rizzo apenas acumulan tres hits en 38 turnos en sus últimos cinco juegos de postemporada.

“Obviamente pienso que todo el mundo en el orden al bate se siente igual que nosotros. Cuando uno no produce, es como si decepcionara al equipo. No es adecuado sentirse así, porque no hay una sola persona que sea la decisiva para el equipo”, dijo Bryant, cuyo mejor turno al bate el domingo fue una línea en el primer inning al jardín derecho que el cubano Yasiel Puig capturó junto a la barda mientras se esforzaba para que el sol de la tarde no lo deslumbrara.

Chicago ya ha estado abajo en una serie antes. El ejemplo más notable fue cuando iba perdiendo 3-1 frente a los Indios de Cleveland en la Serie Mundial del año pasado antes de llevarse los últimos tres partidos y ganar su primer título desde 1908.

Los Cachorros dicen que estos Dodgers son distintos a los que despacharon en seis encuentros en la serie de campeonato de la Liga Nacional en 2016.

“Su bullpen es mucho más sólido de lo que era el año pasado”, afirmó Bryant.

Source link

No hay comentarios