Compartir
Hipólito Mejía. Archivo.

Por Nelson Peralta

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./ El slogan llegó Papá que no es creación del mercadeo político-electoral, sino del ingenio popular para definir a un protector en una determinada acción de la vida pública y privada, en este caso, la política dominicana.

Hipólito Mejía. Archivo.

Hipólito Mejía, un hombre agricultor, trabajador a carta cabal que cumple los compromisos y que es identificado como un hombre de familia, porque en cada episodio de su vida, los componentes de esa pequeña celula siempre están presentes.

Solo recordar la noche del l6 de mayo del año 2000 cuando gana las elecciones a Danilo Medina, a quien el destino se lo coloca en frente otra vez, donde apareció con su esposa doña Rosa Gómez de Mejía, sus hijos, esposas y sus nietos. Ese es un hombre de familia, un verdadero Papá.

Y, la gente no es tonta y sabe en el lugar que puede poner a cada quien y mucho más en un pueblo tan pequeño como República Dominicana de apenas 48 mil kilómetros cuadrados, donde todos nos conocemos, es por eso, que ha considerado a Hipólito su Papá, por el ejemplo de familia que ha dado y por su actuación cuando fue presidente, de un verdadero Papá.

¿Cómo surge?.  Hay varias versiones, pero la más socorrida y a la que se le ha dado más crédito es que en el año 2005, acudió al Carnaval de La Vega, y cuando hacía su entrada, un grupo de jóvenes comenzaron a corear ¡Llegó Papá, Llegó Papá. El slogan sigue su curso en todo el país  y en Santiago unos meses después se le pregunta al ex presidente Mejía sobre el mote y responde, miren, saben algo, me está gustando y es un bonito slogan.

A partir de entonces, Llegó Papá es un slogan fuerte, firme y pegajoso que ha surtido los frutos en términos políticos y en este momento para la gente es más fácil referirse a Hipólito, como Papá.

El PLD y los estrategas de Danilo Medina han comenzado a sentir los efectos en los resultados de las mediciones de preferencias electorales y al ver que la ventaja que le dan la mayoría de encuestas a Hipólito es de 20%, la han emprendido contra el slogan.

Es por eso, que comenzaron algunos funcionarios y coordinadores de Danilo a pedir que se identifique con su nombre, no con Papá, pero este ha sido un slogan creado por la espontaneidad del pueblo y no en un laboratorio de estrategia política.

Fíjense ustedes, que el ingenio popular que es parte del refranero dominicano dice en el contenido sublime de cada mensaje un consejo esencial y es por eso, que en Llegó Papá, la población observa a un padre que vuelve a protegerlos de quienes los han abandonado.

Si se analiza a profundidad el slogan largo por demás  y creado en el laboratorio político del PLD, de Danilo, vemos un mensaje plagado de contradicciones, por ejemplo, un candidato del gobierno diciendo a un pueblo que ha visto reducir sus niveles de pobreza porque todos los bienes y servicios han aumentado de precios que vas a seguir lo que está bien,¿ y qué está bien en el país?, los precios de la gasolina, el gas, el pollo y el huevo, arreglar lo malo, que es lo malo y hacer lo que nunca se hizo, ¿ que es eso?, teoría y laboratorio.

Hipólito Mejía, hombre de campo y sabor a pueblo con el solo hecho de decir ¡Llegó Papa!, genera confianza, esperanza y anhelo de la población votante de que llegue el momento para acudir a las urnas y sufragar a su favor, así como dice el 64% de la población que afirma que está decidido a acudir a las elecciones a votar y a hacerlo por el ex presidente Hipólito Mejía.

En política o cualquier actividad competitiva los recursos de campaña se utilizan hasta que den resultados, por lo que Llegó Papá seguirá siendo la forma de los dominicanos decir con quien están, quien debe ganar las elecciones y quien conviene más al país en la presente coyuntura, pero además, es un slogan que fue creado por el pueblo.

Uno de los errores más grandes en política es quedar evidenciado ante el contrario, a lo que le teme de la fortaleza del adversario. Y no hay dudas que Llegó Papá aterra a los peledeístas y estrategas de Danilo y piden que lo cambie, pero corresponde al pueblo sazonar el slogan hasta que lo consideren.

Como dice la palabra a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, los más enconados críticos de Mejía deben reconocer el carisma que tiene y que Llegó Papá solo funciona con él (Hipólito), porque en el gobierno y el PLD, se trató de imitar con alguien con una dama llegada hace poco a la política y no funciono, porque no fue el pueblo que se lo dio, sino el laboratorio del PLD en un esfuerzo por buscar la contraparte que no caló en la gente. No es que sea malo que los creativo trabajen las campañas de estrategias electorales no, es que cuando surge del pueblo es más natural, y es notorio por la aceptación de llegó Papá.

Ya es imposible identificar a Hipólito, sino es con Papá, porque es lo que el pueblo vio en un hombre que ha sido sincero, protector y amigo durante su gobierno y que se prepara para llegar al poder con una fuerza vertiginosa de un slogan que lo ha catapultado de forma tal, que en Santiago en el país sacerdotes, políticos, comerciantes, industriales, profesionales, obreros, agricultores, constructores y la gente del pueblo que lo creó solo dicen: Llegó Papá.

No hay comentarios