Compartir
Lindsay Lohan.

Caribbean Digital

Fuentes: Listín Diario/AP

Los Ángeles

Lindsay Lohan fue puesta bajo custodia y escoltada al salir de la corte el pasado viernes, tras ser sentenciada a 120 días en prisión por violar su libertad condicional, al llevarse sin pagar un collar de una lujosa joyería.

Lindsay Lohan.

La sentencia fue una especie de repetición para la estrella, que en casi un año ha enfrentado a cuatro jueces.

En esta ocasión, la juez en el caso amonestó a Lohan, de 24 años, y dijo que consideraba que la actriz se había llevado intencionalmente el collar de 2,500 dólares y que demostró tener poco juicio al no tratar de devolverlo, sino hasta que la policía se involucró en el caso.

Pero al reducir los cargos contra la actriz de robo agravado a delito menor, la juez de la Corte Superior de Los Ángeles Stephanie Sautner propició algo que es un ciclo conocido para Lohan: llegar con una sentencia a la prisión que se acorta por la sobrepoblación de los centros correccionales.

La abogada de Lohan, Shawn Holley, presentó una solicitud de apelación justo después de que la corte cerrara su sesión, con lo que comenzó el proceso por el cual la actriz podría quedar libre en cuestión de horas y posiblemente tras pagar una fianza.

La vicefiscal de distrito, Danette Meyers, que presentó cuatro testigos que describieron la conducta de Lohan en la joyería y con el collar, dijo que su oficina también consideraba apelar el caso.

“Creemos que fue una arbitrariedad judicial”, dijo Meyers.

Sautner estuvo de acuerdo con Meyers en que Lohan mostró la intención de quedarse con el collar y dijo que le pareció que la conducta de la actriz merecía ser tratada como un delito mayor.

“Veo una intención en esto”, dijo Sautner.

“Hay un cierto nivel de cinismo que hace decir: ‘A ver si me puedo salir de esta”. Pero la juez agregó que otros casos de robo agravado que implican bienes más caros suelen reducirse al nivel de delito menor.

No hay comentarios