Compartir
Sede de la Policía Nacional en Puerto Plata. Archivo.
Caribbean Digital
PUERTO PLATA.-Tras la muerte por un disparo de un niño de ocho años a mediados de la semana que culmina en la comunidad de San Marcos, varios líderes religiosos y comunitarios de Puerto Plata, han levantado sus voces en contra de la violencia.

Sede de la Policía Nacional en Puerto Plata. Archivo.
El primero en expresarse fue el pastor Freddy Martínez, de la Iglesia Evangélica Metodista Libre de San Marcos, quien condenó este hecho donde murió el niño Raciel De la Rosa Cabrera, que según dijo “mantiene sumida en el luto y el dolor a esa localidad”.
Martínez explicó que “es contraproducente que los agentes policiales, en vez de cumplir su rol de preservar el orden y la seguridad ciudadana, a cada momento se vean involucrados en acciones criminales donde ya han hecho famosos los disparos escapados de sus respectiva armas de reglamento”.
En ese mismo orden, el padre Bienvenido López, la Iglesia Episcopal Cristo Rey, llamó la atención de las instituciones armadas a fin de que puedan ser más rigurosas a la hora de seleccionar ciudadanos que portarán armas de fuego, ya que muchos en vez de proteger a la ciudadanía llevan el luto y el dolor a muchas familias.
El religioso abogó que “los exámenes psicológicos deben ir acompañados de los entrenamientos físicos e instrucciones que reciben los jóvenes aspirantes a policías o militares en los cuarteles y academias”.
López dijo que “se debe analizar bien en todos los sentidos, las personas que van a manipular armas de fuego, que tienen la encomienda de brindar un servicio a la patria, preservando el orden público a la misma vez de defender la soberanía del país”.
De su lado, el señor Carlos Cabrera; tío del niño asesinado, agradeció la solidaridad y apoyo que ha recibido su familia en esta situación tan dolorosa que le embarga, mientras que los padres del occiso; Martha Cabrera y Rufino De La Cruz, exigieron que se haga justicia contra el asesino de su vástago.
También los dirigentes comunitarios de los 11 sectores que conforman la comunidad de San Marcos, advirtieron que estarán vigilantes a la sanción impuesta al ex raso de la Policía Nacional, Starling Javier Martínez Báez de 26 años de edad, quien de forma imprudente le quitó la vida al niño Raciel De la Rosa Cabrera utilizando su pistola Taurus, calibre 9 milímetros, registrada con la numeración TKL252247.
Al ex policía Martínez Báez quien fue cancelado de la institución tan pronto cometió la acción criminal, le fue impuesta una medida de coerción de un año de prisión preventiva por solicitud de la Procuradora Fiscal Titular de Puerto Plata; magistrada Alba Núñez Pichardo, debido a la magnitud del caso que causó gran consternación en esta jurisdicción.

No hay comentarios