José  Ramírez. Archivo
Por Domingo Hernández
El jugador de béisbol está expuesto a lesionarse en cualquier momento de una temporada.
Una fractura puede llegar en un período en que el pelotero esté metido en un slump o, por lo contrario, cuando éste experimenta su mejor momento.
Esto último, fue precisamente lo que ocurrió el pasado sábado con el dominicano José Ramírez, estelar antesalista de los Indios de Cleveland.
Ramírez se lesionó la mano derecha durante un partido entre su equipo y los Reales de Kansas City. Incluso, se anunció que sería operado ayer.
La lesión resulta fatal, pues podría sacarlo de juego por el resto de la temporada, según informes extraoficiales, La misma se produce en un momento en que, tanto Ramírez como los Indios, han logrado un repunte.
Ramírez tuvo probablemente el peor comienzo de los últimos tiempos en su carrera y su bate se mantuvo apagado previo al Juego de Estrellas, lapso en que  bateó por debajo o poco más de 200 por un  período significativo.
Fue a partir de la segunda mitad cuando el nativo de Baní logró reencontrarse a si mismo y retomó su swing, muy en especial en el mes de julio, ocasión en que conectó más jonrones que en cualquier otro mes del año, con un total de ocho.
Cabe observar que Ramírez mejoró considerablemente con respecto a sus inicios de la presente estación.  Por ejemplo, en los últimos 60 juegos, bateó para promedio de 313, con 16 cuadrangulares y un ops de 1003. En ese espacio, los Indios lograron acumular marca de 41-19.
Ello indica el valor del aporte que logró hacer el criollo a su equipo, el cual batalla denodadamente por pasar a la postemporada.
Es evidente, pues, que la ausencia del estelar quisqueyano representa un duro golpe para las aspiraciones del conjunto y se produce en una etapa crucial de la temporada. De todas formas, los Indios poseen un gran talento y de alguna manera u otra,  su dirigente Terry Francona, uno de los mejores del negocio, tratará de ingeniárselas para sacar el mayor provecho de sus jugadores   y situarse en los playoffs.
Aún así, la fractura de Ramírez no deja de ser  altamente lamentable, ya que, además de la falta a su  franquicia y lo que representa el problema de salud en sí, impide a éste continuar con el productivo ritmo que llevaba y terminar la campaña con mejores números. ESQUINITAS-.David Ortiz acaba de contratar un expolicía – de nombre Edward Davis-para que investigue  de manera independiente  el caso en el que fue víctima de una agresión de bala en la espalda hace unos meses. ¿Qué pasó ahí…? ¿Acaso no está conforme Ortiz con la versión dada por las autoridades dominicanas, quienes afirmaron que se trató de un error…?Interesante el fogueo que está teniendo el equipo dominicano de baloncesto previo al Mundial de China. Dominicana ha lucido bien en el Atlas Challenge en sus partidos ante China, quinteto al que venció, y luego frente a Grecia y su estrella Giannis Antetokoumpo, y no obstante  a haber sucumbido contra este último conjunto, lo que se vio en este partido es esperanzador. Hoy enfrentaba en horas de la madrugada al poderoso quinteto de Turquía…¿Qué dice la gerencia de las Aguilas Cibaeñas respecto a las declaraciones del venezolano Ronald Acuña, Novato del Año de la Liga Nacional, en el sentido de que quiere jugar con la franquicia local…? No parece fácil el que se logre que Acuña juegue aquí. Sin embargo, la recién medida de MLB de prohibir  que los jugadores de Grandes Ligas, vean acción en la liga de Venezuela, abre una posibiilidad en ese sentido  que no puede ser descartada…PARA QUE A LO APRENDAS O LO RECUERDES:El dominicano Sammy Sosa tiene el récord de haber conectado más cuadrangulares en Grandes Ligas por un jardinero derecho, tras despachar un total de 538 en el período comprendido entre 1989 y el 2007. Terminó su carrera con 609.!Suena la campana! !Climmp!