Compartir

SANTO DOMINGO. La de Gordon Hayward, finalmente coronó lo que fue una mala apertura de temporada de NBA para varios jugadores. Dryamond Green y Andre Iguodala también se lastimaron y lo mismo le pasó a Nikola Mirotic, a quien su compañero de equipo Bobby Portis le partió la mandíbula en un entrenamiento.

Pero el más perjudicado es Hayward, quien será operado en una fecha por anunciar, así como su tiempo de recuperación. Los Celtics de Boston se quedaron sin su delantero en su primer juego, luego de dislocarse el tobillo y romperse la tibia izquierda con 6:45 por jugar del primer cuarto de juego ante los Cavaliers, en Cleveland. Será operado, informó ayer al caer la tarde el mánager de Boston, Brad Stevens, pero aun no hay fecha.

El doctor David J. Chao, un cirujano ortopédico que trabajó para un equipo de la NFL por 17 años, tuiteó que Hayward podría regresar tarde esta temporada, pero que “no será el mismo hasta la próxima temporada. Va a ser difícil, pero no imposible, regresar esta temporada”.

Para los Celtics es momento de reenfocarse, pues les restan 81 partidos. La noche del martes, debieron reenfocarse. “Lo primero que hicimos fue que trajimos a todos a la cancha”, dijo Horford. “Era importante -continuó Horford-, solo para asegurarnos de que todos se queden juntos y simplemente seguir adelante”.

Hayward, traído a Boston por cuatro años y 128 millones de dólares vino con la misión de formar un trípode ofensivo con Horford y Kyrie Irving. El conjunto tendrá que reinventarse, en una conferencia Este en la que Cavaliers y Celtics son los favoritos para alcanzar la final de ese circuito.

Con el panorama actual, los Celtics quedan algo vulnerable y la posibilidad de Horford alcanzar su primera final de su carrera se aleja un y lo compromete más en ambos lados de la cancha y además de Irving, el novato Jayson Tatum tiene la responsabilidad de mostrar su talento.

Experiencia de RD

Horford fue testigo de otra lesión similar a la de Hayward. Se trata de la que sufrió Edgar Sosa, su compañero de equipo con la selección nacional el 4 de septiembre de 2011, cuando se fracturó la tibia y el peroné de la pierna derecha durante un partido contra Panamá en el torneo Preolímpico de Mar del Plata 2011.

Años más tarde, el 17 de febrero de 2013, Lisvel Eve Mejía, sufrió una lesión de tibia expuesta durante un partido de voleibol en la liga de Perú. Duró dos años y tres meses para recuperarse y volver a cancha. “La verdad que es bien fuerte”, dijo al enterarse de la lesión de Hayward. “Lo que hay que tener es fe en Dios. Seguir adelante y trabajar fuerte”, e independientemente de que se pueda sentir “derrumbado, el propósitoñ de Dios es otro, por eso debe de trabajar para volver a ser el mismo”.

Source link

No hay comentarios